Amigos del arte sacro

Restauración del retablo del Santo Cristo de Inestrillas, en Aguilar del Río Alhama. :: j. a. l./
Restauración del retablo del Santo Cristo de Inestrillas, en Aguilar del Río Alhama. :: j. a. l.

Un retablo del XVIII dedicado al Santo Cristo es rescatado de la polilla y de las humedades en la parroquia de Inestrillas

J. A. LALINDE

Era un retablo cargado de años. La polilla, las humedades, cierto abandono y alguna mano mal metida dejaron a este valioso retablo de Inestrillas en un estado de deterioro próximo a su desaparición total.

Pero el interés de la Asociación de Amigos de la Virgen del Prado, de la propia parroquia de la Natividad y la intervención del Ayuntamiento han hecho que este retablo vuelva a lucir, en un futuro próximo, tal y como fue construido en el siglo XVIII. Para ello se cuenta con un presupuesto en torno a los 18.000 euros. El trabajo fue adjudicado a los restauradores Aitor Ferrero y Cristina Eguía que ya intervinieron, para la Fundación Caja Rioja, en la restauración del retablo de la ermita de Gutur.

Los atributos de la pasión que aparecen esculpidos en las columnas indican que se erigió para ser dedicado al Santo Cristo. Se trata de un retablito de estilo rococó aquejado por múltiples problemas: todo el ático y gran parte de él se desprendieron y sus piezas fueron guardadas en el «cuarto de los judíos», aunque algunas de ellas han desaparecido o su deterioro era absoluto. Todo lo que se conserva está tan fracturado que los restauradores lo están montando como si de un complicado puzle se tratara.

Los restauradores Aitor Ferrero y Cristina Eguía realizan los trabajos

El trabajo iniciado requiere la consolidación de toda la estructura del retablo, atajar la carcoma, volver a montar la hornacina central y reconstruir algunas piezas ya desaparecidas. Para esto último servirá el estudio de lo que se conserva del retablo actualmente y tomar datos del retablo de la Dolorosa en la capilla de enfrente.

También hay que ir eliminando los repintes realizados a lo largo de los años en el sotabanco y mesa de altar así como la reparación de una parte del suelo sobre el que se asienta el retablo. La limpieza del pan de oro y las policromías aplicadas y el refuerzo de todas las uniones de las piezas, actualmente desencajadas o desplazadas, permitirán devolver a esta pieza el estado original como fue concebida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos