Las zancudas pierden su palco

Una cigüeña ronda una de las torres de focos de La Molineta. Las aspas en forma de paraguas impiden a las cigüeñas instalar sus nidos. :: e.p./
Una cigüeña ronda una de las torres de focos de La Molineta. Las aspas en forma de paraguas impiden a las cigüeñas instalar sus nidos. :: e.p.

Alfaro instala un sistema antinidos en las torres de iluminación de La Molineta

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

El instinto conduce a las cigüeñas a anidar en los lugares altos, en un punto desde el que poder escudriñar y cotillear la vida de sus vecinos humanos y, a ser posible, un espacio al que poder regresar después de nacer y probar sus primeros vuelos. Esta costumbre provoca ubicaciones realmente singulares y que llegan a incomodar a esos humanos que en Alfaro las tienen por emblema.

Entre otros lugares, en las esquinas y altos más imposibles de los 3.000 metros de cubierta de la colegiata de San Miguel, a pesar de los impedimentos colocados últimamente. También en iglesias como la de San Francisco o en el convento de la Concepción. O incluso en chimeneas o en cualquier elemento puntiagudo de viviendas particulares. Y sin pedir permiso.

Uno de esos lugares elegidos que más ha llamado la atención e incordiado han sido durante los últimos años las torres de iluminación de los campos de fútbol de las instalaciones deportivas municipales de La Molineta.

Esa construcción ha afectado en reiteradas ocasiones al mal funcionamiento de los focos. Tras el último arreglo, los paseantes de La Molineta o los espectadores de sus partidos de fútbol han contado cuántos focos iban cegándose en cada torre. Finalmente, el Ayuntamiento ha optado por expulsar a las zancudas de su palco privilegiado.

Gasto de 5.170 euros

Para ello, el Ayuntamiento de Alfaro ha destinado 5.170,80 euros para un contrato con la empresa navarra especializada Triple D, que se ha encargado de retirar los nidos de cigüeñas de los focos eléctricos en las instalaciones deportivas de la ciudad y, después, ha colocado unos sistemas antinidos.

Estos sistemas forman unas aspas metálicas con forma de pirámide que giran con el viento e impiden a las aves posarse en lo alto de los focos y, como consecuencia, evitan que las cigüeñas vuelvan a construir sus nidos en esas torres eléctricas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos