La vaca, hasta la cocina en el encierro de Alfaro

Una res ha subido las escaleras de un piso y, como no bajaba, han tenido que recurrir al manso

Inés Martínez
INÉS MARTÍNEZLogroño

Los encierros que se celebran en Alfaro por las fiestas de la Virgen del Burgo suelen estar cargados de emoción. De hecho, son 'reses en la calle', lo que implica que no hay protecciones en todos los puntos y los portales de las casa están al descubierto, así que en muchas ocasiones los animales se cuelan en los portales. Y así ha ocurrido en el encierro que se ha celebrado esta mañana, pero en esta ocasión ha decidido subir las escaleras de un piso de la calle Trasmuro para explorar un poco más.

No sabemos muy bien lo que ha pasado dentro de la vivienda, pero, según explica Jesús Martínez, un testigo del suceso, el público se ha empezado a poner nervioso porque la res no bajaba. "Estábamos allí todos esperando a que bajara pero se ve que como no lo hacía, han decidido llevar al manso".

Y la cosa se ha complicado, ya que ninguno de los dos animales quería volver a la calle. "El problema es que las vacas suben bien escaleras, pero les cuesta bajarlas", explica Jesús, "así que ha habido un momento en el que uno estaba hacia abajo y el otro hacia arriba, y bajaba las escaleras de espaldas".

Al final, entre gritos y nervios, los mozos han conseguido que la vaca y el manso salieran de la vivienda y el encierro prosiguiera con normalidad.

Fotos

Vídeos