Un alfareño rondando el rosco

El alfareño se quedó a las puertas del rosco el miércoles, por el grupo heavy Zarpa. :: L.R./
El alfareño se quedó a las puertas del rosco el miércoles, por el grupo heavy Zarpa. :: L.R.

Moisés Laguardia cumple cuatro semanas en el concurso de Tele 5 'Pasapalabra'

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Aficionado a la épica de la bicicleta, el apellido de un ciclista le dejó el lunes a una pedalada de completar el rosco. Era el ganador del tour de 1912, el belga Odile Defraye. Complicado incluso para el más erudito en la historia del ciclismo. Dos días después, este miércoles, un grupo de heavy metal de la gran marcha ochentera, los míticos valencianos Zarpa, dejaban a un redoble de redondearlo a este habitual de conciertos rock de la zona. Pero Moisés está ahí. Cerca. Rondando el rosco de 'Pasapalabra', el popular concurso de Tele 5, bote que ya salta los 200.000 euros.

Con su victoria de anoche, el alfareño Moisés Laguardia completaba su cuarta semana en el veterano concurso, contando 19 programas desde el 16 de enero, cuando comenzó su cuarta participación. Su primer reto ya está cumplido, superar los nueve programas que tenía como récord en anteriores llamadas. Ahora, «aunque el rosco se está acercando», es prudente y confiesa que acude cada tarde «a intentar aguantar, sumar programas...». «En cada inicio no me planteo que pueda llevarme el rosco... Busco acumular segundos en las pruebas previas, recorrer la primera vuelta del rosco sin hacer fallos y ver qué opciones tengo para la segunda», describe.

«Hay gente que pide que espere a llevarme el rosco, que se divierten»

Tras una semana en la que lo ha acariciado en dos ocasiones, son muchos los que se ilusionan en que pueda conseguirlo. Por eso, lo primero en lo que se fijan los alfareños es en que sigue con la perilla bajo el labio inferior de la boca que usa desde hace 16 años... símbolo de que todavía no lo ha completado, pues su compromiso con el programa es que se lo afeitará si lo logra. «Pero hay gente que pide que me espere a llevármelo porque se divierten», sonríe. De hecho, su presencia en el programa es un pequeño fenómeno televisivo en Alfaro, con muchos atentos cada noche. «Me para mucha gente por la calle y me dice que se ha enganchado», asiente.

De esos 19 programas, siete ante Nikita, un duelo que puso al alfareño al borde de la eliminación el pasado jueves. «Me cabreé conmigo mismo por el exceso de confianza al arriesgar con una palabra de la que no estaba seguro», recuerda. Pero al día siguiente consiguió en la 'silla azul' el derecho a regresar al juego diario. Y volvió a ganar.

Lo ha seguido haciendo, sintiéndose cada vez más cómodo con el equipo del programa y ante las cámaras. El lunes seguirá retándose ante el bote, «la ilusión de quienes amamos este programa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos