El regreso de Manuel de Orovio

Charo Cordón, Toño Aguirre y Jesús Hernández, de Graccurris, junto a los ediles Jesús Pérez Ligero, Moisés Laguardia y Eduardo Caballer. :: /Ernesto Pascual
Charo Cordón, Toño Aguirre y Jesús Hernández, de Graccurris, junto a los ediles Jesús Pérez Ligero, Moisés Laguardia y Eduardo Caballer. :: / Ernesto Pascual

Una muestra recorre la figura del alfareño en el 200 aniversario de su nacimiento

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUALAlfaro

«Manuel de Orovio y Echagüe es un gran desconocido para los alfareños». Así describe Jesús Hernández a quien fuera alcalde, diputado, senador o siete veces ministro del Gobierno de España entre otros cargos, además de mano derecha de la reina Isabel II durante la agitada segunda parte del siglo XIX.

Para remediar esa asignatura pendiente, y con motivo del 200 aniversario de su nacimiento, los alfareños pueden recorrer los puntos clave de la figura de este político conservador en la exposición que acoge el Centro Cultural, Turístico y Medio Ambiental -el edificio del antiguo Ayuntamiento- hasta el 29 de octubre, organizada por el Equipo Graccurris y el área de Cultura del Consistorio y de la que Hernández es comisario.

Relacionado

Doce paneles informativos recorren la vida política y social del marqués de Orovio. Eso sí, la «joya de la exposición», como describe el concejal de Cultura y Turismo, Jesús Pérez Ligero, es el retrato que pintó Federico Madrazo alrededor de 1860, cedido por el Museo de La Rioja para la ocasión, tras adquirirlo en mayo a Subastas Bilbao. El público puede adentrarse en la muestra de 18 a 21 horas de martes a viernes, los sábados de 11.30 a 13 y de 18 a 20, y los domingos, en horario de mañana.

Manuel de Orovio y Echagüe nació el 17 de julio de 1817 en Alfaro, dentro de una familia de enjundia en la ciudad, a la que llegó en el siglo XVII desde la vecina localidad de Ágreda. Tras estudiar Derecho, fue alcalde de Alfaro a los 26 años, de 1843 a 1845. Dos años después, fue elegido diputado provincial por el partido judicial de Arnedo.

Su fuerte carácter moderado le enfrentó a líderes liberales progresistas como Olózaga, Espartero o Mateo Sagasta. Desde Logroño, fue elegido diputado en 1850. De la mano de Cánovas del Castillo fue ministro de Fomento durante tres períodos y de Hacienda por cuatro, además de Ultramar de forma interina.

Como ministro de Fomento, que tenía al cargo la secretaría de Educación, en 1868, el conservador Orovio desterró dentro del país a reconocidos profesores que ocho años después formarían la Institución Libre de Enseñanza (ILE), lo que le llevó a enfrentarse al renovador Giner de los Ríos.

Fotos

Vídeos