El lucido supondría una inversión de 40.000 euros

Ahora hace tres años, en marzo del 2015, las parroquias abrieron dos catas, en la pared de la capilla de San Joaquín y Santa Ana y en el pilar de la Purísima, en las que aplicó un mortero de nueva generación de cal transpirable. Pasado el tiempo, las impresiones apuntan a que este material podría ser una solución. Por ello, las parroquias están a la espera de la decisión y autorización de Patrimonio para probarlo en el trascoro. Aunque Patrimonio también baraja otras opciones como otro tipo de mortero, otra sustancia, una doble pared que sirva como cámara a la humedad como se ha colocado en las capillas de la iglesia del Burgo... De aceptar la propuesta del mortero, la inversión para lucir el trascoro rondaría unos 40.000 euros. Mientras aparece la solución más adecuada, el trascoro seguirá a la vista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos