Laguardia: «La lección es que el rival eres tú mismo»

E. P. ALFARO

A lo largo de 36 programas, Moisés Laguardia se ha convertido en un rostro familiar para los habituales de esta cita televisiva. «Es curioso que te pare la gente por Madrid para pedirte una foto -sonríe-. Estoy contento por haber durado tanto tiempo en el programa y por haber hecho feliz a tanta gente de Alfaro y otros sitios, que me han mostrado su cariño en persona y en las redes sociales».

Esos 36 programas se traducen en un premio acumulado victoria tras victoria de 33.600 euros. «No voy a ir a Japón, como aspiraba, pero sí a la playa de Peñíscola... no soy de muchos lujos», bromea.

A lo largo de esa trayectoria, Moisés se queda con varios momentos, casualmente rasgados por la falta de acierto. El rosco que se quedó cerca del bote por el mítico grupo de heavy metal levantino Zarpa es uno de ellos. «Me han invitado a que vaya a ver uno de sus conciertos. Si estoy cerca, iré», agradece. También recuerda especialmente una silla azul de nueve rondas con Carlos. Y, cómo no, la puerta que confundir 'jarra' con 'jofaina' le privó de otro bote.

De esta experiencia ante la cámara le deja una lección. «El rival eres tú mismo», afirma. Lo sentencia al recordar el punto de inflexión que le supuso, superados los veinte programas, aprender a quitarse la presión y volver a su primera intención de disfrutar de su concurso favorito (ha participado en otros como 'Letrix' o 'Cifras y letras'). «Estar bien anímicamente es fundamental. Cuenta más un buen estado psicológico y eliminar la presión que saber las palabras». Moisés insiste en el agradecimiento por todo el apoyo recibido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos