Los expertos en Judas

Foto de familia de los integrantes del grupo de vecinos y amigos que confeccionan los judas de la calle Tudela, que este año viajarán con acidez a la mitología romana. :: E.P./
Foto de familia de los integrantes del grupo de vecinos y amigos que confeccionan los judas de la calle Tudela, que este año viajarán con acidez a la mitología romana. :: E.P.

El grupo de la calle Tudela es uno de los que más avivan la fiesta alfareña de la Quema de los Judas

ERNESTO PASCUAL

Cantan las 9 de la noche y empieza a sonar el timbre del bajo. Llegan uno a uno, se saludan entre sonrisas y se enfundan en batas blancas. Cada uno va a su mesa, a su faena. Son los amigos que confeccionan los judas de la calle Tudela, uno de los grupos que mantiene viva una de las tradiciones más arraigadas de Alfaro y que arderá en el mediodía del Domingo de Resurrección erigida en Fiesta de Interés Turístico Regional desde el 2005.

Se encuentran y trabajan desde septiembre, en un ejemplo de dedicación y pasión por esta cita. «Esto es pura ilusión», dice Javier Marín, que invita a los jóvenes a sumarse.

Tras la idea está Eduardo Castillo. Desde el primer esbozo, varias cenas entre los amigos dan como resultado el resto de la temática y los personajes. Este año viajarán a la Roma clásica y su mitología. Desde ahí, con ácida crítica popular, recorren la actualidad nacional e internacional, con especial incisión este año en Cataluña.

Bien coordinados cada uno en su tarea, su mordaz crítica se inspira este año en la mitología romana

Los más de 300 metros cuadrados del bajo -que ceden Ana Mari, Mari Carmen y Ángel Peña- son un taller donde crecen los judas. El primer paso es armar la estructura del cuerpo con malla conejera y papel de periódico, tarea en manos de Mari Carmen y Chelo Fernández. Después, Ramón Parejo le da forma y Mariví Díaz Aldagalán, junto a Chelo, se encarga de vestirlos. Las cabezas, a partir de globos forrados con papel, son especialidad de Eduardo, antes de que la artista Charo Pinto termine de finalizar las expresiones. «Cada uno sabe lo que tiene que hacer en su mesa», indica Mari Carmen. «Intentamos mejorar y este año hemos buscado perfeccionar manos y pies», explica Eduardo. «Hay infinidad de detalles que no se aprecian cuando están colgados», señala Ángel.

En sus manos, junto a Mari Carmen Ovejas, está la elaboración de estructuras, paredes, columnas, etc. Con planos de aparejador, les indica el camino Javier Marín. Y todo con una forma y un nivel de detalle espectaculares, en un crecimiento estilístico que tuvo su trampolín en lo aprendido en el 2011 con motivo de La Rioja Tierra Abierta.

Suena 'Cachito mío' mientras Jesús Martínez, encargado de las poesías picantes que explican cada judas y de la marquetería, afina la pintura de una lira. Mientras, Andrés Martínez avanza el judas que colgará en el entronque de las calles Tudela y Trasmuro y Mari Luz se encarga de ordenar todo.

El grupo trabaja perfectamente coordinado. Todo encaja. Los judas van tomando forma, las estructuras se definen. Eduardo toma fotos de cada momento, que plasmará en la revista interna que se regalan. Saben que forman parte de la historia de Alfaro. «Queremos mantener y potenciar una fiesta para atraer cada vez a más gente», asiente.

El reloj ha superado con creces las once y media de la noche. Se quitan sus batas, las cuelgan en percheros y apagan las luces. Es hora de cerrar el taller. Mañana, volverán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos