San Blas vuela en el día de la cigüeña

Los asistentes saborearon las raciones del roscón gigante. :: /Ernesto Pascual
Los asistentes saborearon las raciones del roscón gigante. :: / Ernesto Pascual

Las visitas guiadas y el reparto del roscón gigante cerraron ayer las celebraciones

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUALAlfaro

Protegida bajo los soportales de la plaza de España, una larga mesa ofrece un roscón gigante dispuesto a cumplir con la costumbre alfareña de que ponga dulce sabor a sus mañanas, tardes y noches por estas fechas. Buenos sabedores de convertir sus tradiciones en actos populares y masivos, los alfareños celebraron ayer a San Blas compartiendo el ya característico roscón gigante.

Esta cita avivaba a mediodía de ayer el ambiente de la segunda jornada del Día de la Cigüeña, nombre que recibe el programa de actividades alrededor de la zancuda vivido durante este fin de semana en la localidad riojabajeña. «De la mano de la tradición por San Blas y de nuestra ave emblemática, hemos tenido unos días de gran actividad gracias a la ruta de pinchos por los bares motivados por la cigüeña. También se ha contado con muchos participantes en las visitas guiadas por la colonia de la colegiata de San Miguel, para recorrer el monasterio de la Concepción y la reserva natural de los Sotos del Ebro», valoró la alcaldesa, Yolanda Preciado.

A pesar del frío, vecinos de todas las edades rodearon la mesa en la que descansaba el roscón. Y muchos con sus propios roscos en busca de bendición. Tras ésta a cargo del sacerdote Javier Martín, las voluntarias de las asociaciones de Mujeres y Amas de Casa de Alfaro repartieron las más de 600 raciones que lo formaban. Desde ahí, la ruta de pinchos fue un buen destino para muchos de los asistentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos