Alfaro refuerza un tramo del mazón del soto del Estajao 'mordido' por las aguas del Ebro

Las máquinas refuerzan el mazón por detrás en el soto del Estajao, con los pozos de captación a 60 metros y una chopera de producción ya anegada por trasmane. :: E.P./
Las máquinas refuerzan el mazón por detrás en el soto del Estajao, con los pozos de captación a 60 metros y una chopera de producción ya anegada por trasmane. :: E.P.

Con el asesoramiento de la CHE, el Ayuntamiento acomete la actuación ante la importante erosión sufrida cerca de los pozos de captación

ERNESTO PASCUAL

Las nevadas y lluvias de las últimas semanas han convertido al río Ebro en varón a su paso por Alfaro, como dice el refrán, más tras recibir la desembocadura del Arga. Aun habiendo contado con estas crecidas ordinarias resultado del deshielo y del intenso ritmo pluvial, sin haber sufrido ningún aumento extraordinaria, la consistencia y fuerza de sus aguas han afectado a varios puntos de las orillas y de las defensas a su paso por Alfaro. La más evidente se ha mostrado durante estos últimos días en un tramo del mazón del soto del Estajao, donde ha 'mordido' hasta afectar a su estabilidad y obligando al Ayuntamiento a actuar.

Así, el Consistorio de Alfaro está acometiendo durante estas jornadas un refuerzo en la parte posterior de la zona afectada de la mota, que la velocidad y la fuerza de las aguas han erosionado a unos 60 metros de los pozos de captación. Por el momento, el mazón no está roto, pero la finca al otro margen del río, una chopera de producción, está cubierta en buena parte por agua de trasmane, la que se ha filtrado a lo largo de los días a través de las propias defensas.

Labores de refuerzo

A lo largo de los últimos días de esta semana, los camiones de una empresa local están haciendo llegar hasta el punto la tierra que una máquina retroexcavadora ordena y acumula en la parte de atrás de la zona del mazón afectada, para que una compactadora la aplane. De este modo, operarios y máquinas están reforzando y levantando con un mazón posterior la propia defensa afectada, que ya muestra unos diez metros de ancho de tierra golpeada a diario por el agua -ayer bajaba el río a 732 metros cúbicos por segundo, según al estación de Castejón-.

Dado que las motas y las defensas no son competencia suya, técnicos de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) han ofrecido su asesoría técnica para esta actuación de refuerzo en un mazón que ejerce también como defensa de una infraestructura municipal, los pozos de captación de la localidad.

Debido al peligro que supone la erosión, ha quedado cerrado el paso de peatones y vehículos por este paseo tan frecuentado de la reserva natural de los Sotos del Ebro.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos