Alfaro recupera la memoria perdida

La archivera municipal, Pilar Gil, y el concejal de Cultura, Jesús Pérez Ligero, muestran los legajos. :/Ernesto Pascual
La archivera municipal, Pilar Gil, y el concejal de Cultura, Jesús Pérez Ligero, muestran los legajos. : / Ernesto Pascual

Una operación de la Guardia Civil rescata en Murcia cinco manuscritos de la historia alfareña

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Pilar pasa con tacto y pasión las hojas. Jesús recorre con una sonrisa los legajos amarilleados por los siglos. «Son un tesoro». Fue el momento en el que la archivera municipal, Pilar Gil, presentaba ayer al concejal de Cultura los cinco testigos y contadores de parte de la historia de Alfaro recuperados del expolio.

En el marco de la Operación Index, dentro del plan para la defensa del patrimonio histórico español, la Guardia Civil ha recuperado en Murcia nueve documentos manuscritos históricos, llegados del siglo XVI al XVIII. Como resultado, y tras anunciar su venta en un conocido portal de Internet, un librero y anticuario fue detenido en Madrid. Los precios a los que los ponía a la venta, de 2.000 a 12.000 euros.

De los nueve, cinco habían sido expoliados de la historia de Alfaro en fecha sin poder concretar. Los otros, de Jerez de la Frontera, Becerril de Campos y Tordesillas.

En la investigación, la Guardia Civil contactó el 23 de marzo con el archivo municipal alfareño para que emitiera un informe pericial sobre su originalidad, titularidad y posibilidad de formar parte del patrimonio de la localidad.

Y así lo atestiguó la archivera municipal alfareña, que esta semana ha viajado a Murcia a recoger los documentos. Ahora, permanecen en custodia temporal del Ayuntamiento, que va a proceder a digitalizarlos y estudiarlos.

Tras el incendio que sufrió el archivo municipal en 1897 -al igual que otros edificios de la ciudad en una época políticamente convulsa-, sus fondos se guardaron a lo largo de las décadas en distintos lugares, desde el antiguo ayuntamiento a la antigua cárcel -hoy albergue juvenil-. En esos traslados décadas atrás, el archivo sufrió importantes expolios, sobre todo por parte de entendidos, de los que ahora la ciudad recupera estos cinco manuscritos. «Ha sido una suerte increíble, y más suerte el poder enviar a nuestra archivera y que haya podido demostrar que estos documentos son de Alfaro», valora el concejal de Cultura, Jesús Pérez Ligero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos