Alfaro reclama su mosaico romano

La sala Graccurris muestra en paneles, vídeos y reproducciones un paseo por los yacimientos de Graccurris y una réplica de la lauda. :: E.P.Lauda Ursicinus, que se muestra en el Museo Arqueológico Nacional. :: M. A. N.
La sala Graccurris muestra en paneles, vídeos y reproducciones un paseo por los yacimientos de Graccurris y una réplica de la lauda. :: E.P.Lauda Ursicinus, que se muestra en el Museo Arqueológico Nacional. :: M. A. N.

Rioxa Nostra pide al Ayuntamiento que demande recuperar la lauda de Ursicinus

Ernesto Pascual
ERNESTO PASCUAL

Después de Itálica, Graccurris fue el segundo asentamiento romano en la Península. Fundada en el año 179 antes de Cristo, alcanzó importancia, como relatan su capacidad para acuñar moneda o el gran templo con el que contó. Es el testimonio que ofrecen las numerosas piezas y estructuras de edificios que han surgido en las distintas campañas de excavación en las eras de San Martín, donde se ubicó el corazón de Graccurris, alrededor de la que crecieron muchas villas.

Muchos de sus hallazgos los guarda el Museo de La Rioja. Buena parte los custodia y muestra en la propia localidad la sala museística Graccurris, inaugurada en marzo del 2014 cumpliendo el anhelo de tantos aficionados a la historia de tener un lugar que recogiera su pasado.

Pero la pieza más valiosa se encuentra en Madrid, en el Museo Arqueológico Nacional. Es la lauda de Ursicinus, un mosaico funerario articulado en cuatro rectángulos que apareció en 1932 al remover terrenos para construir un almacén para la Azucarera. Unas monedas encontradas en su interior de la época de Constancio II (323-361 d.C.) permiten datar el mosaico en la segunda mitad del siglo IV, según el Museo Arqueológico Nacional. Donada por la sociedad Industrias Agrícolas para buscar su mantenimiento, la pieza ingresó en el Museo Arqueológico el 18 de agosto de 1932, donde hoy permanece expuesta al público.

La pieza, hallada en 1932 en la Azucarera, se halla desde entonces en el Museo Arqueológico

Desde su propósito de proteger, cuidar, conservar y educar sobre el patrimonio histórico y cultural de La Rioja, la plataforma Rioxa Nostra ha solicitado al Ayuntamiento de Alfaro que «tome la iniciativa para su recuperación». «La iconografía muestra todavía esa religión naciente que era el cristianismo en aquellos momentos, convirtiéndose en uno de los elementos más singulares y únicos de arte paleocristiano del panorama del norte peninsular», valora esta plataforma presentada en junio apadrinada por Amigos de La Rioja y Jarcia Riojanista.

Para ello, plantea trasladar la pieza original a la sala Graccurris de manera temporal para una exposición sobre el contexto del mosaico y, después, realizar una réplica de la obra lo más fiel posible a la original. Izquierda Unida respaldará esta petición con una moción en el pleno del Consistorio del próximo martes.

Fotos

Vídeos