Dos abuelos listos para la carrera

El Ayuntamiento y la junta de Adema presentaron ayer los nuevos cabezudos de lacomparsa. :: E.P.

La comparsa estrenará estas fiestas dos cabezudos de tradición alfareña

E. PASCUAL

En los populares pasacalles de la comparsa de gigantes en los días de fiestas, los niños alfareños tendrán que avivar sus carreras para no caer en el castigo de unos rejuvenecidos cabezudos. Porque aunque con aspecto de apacibles y amables abuelos, la comparsa alfareña estrenará estas fiestas dos nuevos cabezudos gracias a la colaboración del Ayuntamiento y de la Asociación de Mujeres de Alfaro (Adema).

Ante el estado deteriorado que presentaban los anteriores, que correteaban por las fiestas alfareñas desde 1989 cuando el Ayuntamiento los adquirió a Aragonesa de Fiestas, el grupo de Gobierno y la junta directiva de Adema optaron por esta aportación. «Sustituimos al Sancho Panza y a la baturra que nada tienen que ver con nuestro terruño por un abuelo y una abuela puramente alfareños», explicó ayer el concejal de Cultura y Turismo, Jesús Pérez Ligero, en la presentación de los dos peleles.

Como reflejo de la gran afición que ha ido creciendo en los últimos años en Alfaro -y como en tantos pueblos de la ribera, sobre todo la navarra- alrededor de la comparsa de gigantes, decenas de niños acompañados de sus padres participaron en la tarde de ayer en esta presentación popular, vivida en el convento de la Concepción.

El realismo de sus rostros y lo alfareños de su imagen despertaron halagos ayer en la presentación

Al igual que ya tuvo entre manos la confección del gigante de la reina Blanca Garcés de Navarra y en la restauración de los otros tres de la comparsa alfareña, el artista navarro Aitor Calleja se ha encargado, junto a Mikel Eraso, de crear a los dos cabezudos abuelos, por un importe de 1.600 euros cada uno. Y el resultado obtuvo ayer halago tras halago, por el realismo de su representación y la calidad de los detalles, tanto en los ropajes 'de domingo' como en la finalización en estuco y pintura al óleo. «Destacan sus vestimentas y detalles como la boina en el abuelo y el moño en la abuela, pues las fotografías nos muestran que los primeros cabezudos que hubo en Alfaro, por los años 50 y 60, esa figura llevaba moño», expuso Pablo Baladrón, coordinador de la comparsa.

Con esta renovación, el Ayuntamiento da por concluido el trabajo de restauración y recuperación del conjunto que compone la comparsa de gigantes y cabezudos alfareña. Y por la aceptación que ayer mostraron niños y padres, Pérez Ligero aplaudió que se mantenga la tradición alrededor de la comparsa. Además, agradeció la colaboración de Adema con el patrimonio alfareño. «Nuestra primera labor es ofrecer actividades para las mujeres -expuso su presidenta, María Jesús Galán, pero también nos interesa aportar a Alfaro, como con la rotonda de la cigüeña o la recuperación de los cuadros de la ermita del Pilar».

Fotos

Vídeos