La Rioja

Luis María Monge: «Que los alfareños la canten en su fiesta»

Tomó la batuta de la Agrupación Musical Alfareña de manos de su director, Vicente Ribes, se adentró en el coro de San Miguel y comenzó a dirigir. La partitura se convertía en música y regalaba a los alfareños la jota compuesta para su patrona. «He sentido una satisfacción y una emoción enormes al vivir cómo cientos de alfareños sentían por primera vez la jota interpretada por unos grandes músicos», sonreía Luis María Monge, encantado de escudriñar la iglesia llena. Sintiéndose alfareño de la mano de su mujer Burgo y de su hija Carlota, el compositor y director de la Banda de Ezcaray se confesó abrumado por la devoción que profesan los alfareños a la Virgen del Burgo. Y enarboló un deseo para el futuro: «La jota ya es de la patrona y de los alfareños -regaló-, sólo espero que la canten siempre en su fiesta, con rondalla, acordeón, guitarra, órgano... es suya».