La Rioja

Gallo denuncia un «desahucio» y la Fundación habla de «perjuicio»

Hasta el año 2010, el último gerente del Café Suizo, Julio Gallo, pagaba un alquiler de menos de 800 euros por la explotación del negocio. Al realizar unas obras en la fachada del edificio la cantidad se multiplicó hasta unos 1.500 euros, aproximadamente. El 31 de diciembre del 2014 se extinguía el contrato de arrendamiento, de renta antigua, ante el cual Gallo ofreció una oferta de continuidad de 2.500 euros de alquiler mensuales.

Desde el 2015 hasta ahora el propietario del local, la Fundación Hogar Madre de Dios, y el arrendatario, Julio Gallo, se han sumergido en una serie de juicios que no les han puesto de acuerdo. En un principio la Fundación justificó el interés de «varias personas en acceder a ese nuevo arrendamiento», como, parece ser, el propietario de otro conocido y amplio bar de Haro, pero las negociaciones se rompieron, hasta tal punto que Gallo acusó a la Fundación de echarle por «desahucio» tras la convocatoria de ofertas para adjudicar el nuevo contrato a la «más ventajosa».

Hubo una elección, pero «el arrendatario ocupante no aceptó el resultado», advierte la Fundación, manteniéndose en el negocio «con el consiguiente perjuicio para la Fundación».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate