La Rioja

El Café Suizo cierra, de momento

Julio Gallo, segundo por la derecha, posa con algunos empleados y clientes del Café Suizo. ::
Julio Gallo, segundo por la derecha, posa con algunos empleados y clientes del Café Suizo. :: / Diego Marín A.
  • La propietaria del local, la Fundación Hogar Madre de Dios, desea su reapertura

El Café Suizo cerró ayer sus puertas a medianoche y no volverá a abrir. Al menos, de momento. Y al menos, con la gerencia de Julio Gallo, su responsable desde hace dieciséis años. Y es que, según ha confirmado la Fundación Hogar Madre de Dios a Diario La Rioja, la intención es que el establecimiento vuelva a abrir próximamente, aunque, al parecer, actualmente no hay interesados en retomar el negocio centenario, fundado en 1870. La junta del patronato de la Fundación deberá decidir el futuro del local en una nueva reunión, una vez que, como está establecido judicialmente, Julio Gallo entregue las llaves de la propiedad en el Juzgado el día 20 de febrero.

Desde hoy y hasta el 20 de febrero Gallo procederá a vaciar el Café Suizo de sus pertenencias. De hecho, ha puesto a la venta parte del mobiliario, por si algún interesado quiere realizar alguna oferta. Desde la Fundación Hogar Madre de Dios no desean hacer declaraciones y se remiten al comunicado emitido el pasado 1 de febrero. En aquella nota explicativa, la Fundación se presentaba como una entidad privada «de carácter benéfico y sin ánimo de lucro, a cuyo patronato le corresponde gestionar de la mejor y más eficaz manera posible los bienes patrimoniales» de la misma, a fin de que «sus resultados repercutan en el cumplimiento de sus fines sociales». La Fundación regenta una residencia con 90 ancianos en Haro, donde trabajan 50 personas.

El Café Suizo cuenta con nueve empleados y su gerente pretendía continuar con la explotación del negocio hasta el 2018, al menos hasta que cuatro de sus trabajadores pudieran optar a la jubilación, a lo que se acogerá él mismo. Desde hoy y hasta el 20 de febrero los trabajadores del Café Suizo 'disfrutarán' de vacaciones. «No nos han dado las oportunidades legales para ponernos de acuerdo», lamenta Julio Gallo, alegando que sus abogados reclamaron el derecho de tanteo a los dueños del local cuando estos justificaron el interés de otras personas en explotar el negocio para cesar el contrato actual.

En un principio, la Audiencia resolvió de forma favorable a Gallo, aunque sin sentencia firme, ante lo que recurrió la Fundación, a quien se concedió la razón finalmente. «Nunca nos han dado la opción de pagar como el que más, no nos han admitido ninguna negociación. Nos han querido echar», afirma Gallo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate