La Rioja

El renacer de las bodegas de Nalda

Trabajos para sanear el entorno de los calados, donde proliferaban las zarzas y diversa vegetación. :: p. h.
Trabajos para sanear el entorno de los calados, donde proliferaban las zarzas y diversa vegetación. :: p. h.
  • Comienzan las obras para completar la adecuación del camino que enlaza los calados históricos situados bajo el castillo

La puesta en valor del castillo de Nalda 'Señorío de Cameros' despertó el interés por los calados tradicionales horadados en el nivel inferior del promontorio sobre el que se asientan sus restos.

Hasta entonces, estos espacios cargados de historia permanecían «abandonados» y «perdidos», como reconoce el alcalde de la localidad, Daniel Osés. Aunque en alguno seguía elaborándose vino, llegar a ellos resultaba trabajoso, ya que la senda estaba embebida por las zarzas.

A raíz de que se ha ido descubriendo el potencial arqueológico de la antigua fortaleza, sede principal del Señorío de Cameros entre los siglos XIV y XIX, y que los recorridos guiados han acercado a la zona a miles de visitantes cada año, han rebrotado las ganas por adecuar las viejas bodegas y darles uso.

Así, el Ayuntamiento de Nalda e Islallana emprendió una primera fase de adecuación de su entorno, que consistió en vallar el camino que conecta los calados históricos, empedrarlo y sacar las aguas fuera.

El pasado lunes comenzó la segunda fase de los trabajos de mejora de esta zona, que terminarán de acondicionar toda la senda que une estas bodegas. Asimismo, se instalará una iluminación para que quien quiera pueda acercarse a este cerro a pasear a partir del atardecer.

Y es que, según afirma Osés, tras la puesta en valor del castillo, este alto «se ha convertido en un espacio de paseo más de Nalda», ya que desde este área se pueden disfrutar de unas increíbles vistas al valle del Iregua y a las peñas que hacen de 'puerta' al Camero Nuevo.

Plazos

El regidor naldense precisa que la actuación para completar el camino por el anillo que rodea a la fortaleza en su nivel inferior se prolongará durante cerca de dos meses.

Las obras las ejecutarán la brigada municipal y personal acogido al programa de 'Primer Empleo', por lo que su presupuesto se limitará a «lo que cueste el material».

Osés indica que prevé situar en el entorno paneles que informen acerca de los usos tradicionales de los barrios de bodegas. También aboga por incluir una explicación sobre estos calados en los recorridos guiados que se efectúan al cabo del año por el yacimiento del castillo. «Dentro del circuito se hablará de las bodegas y de las eras de trilla de la fortaleza», señala.

El objetivo es proporcionar mayores lugares de interés y atractivos para que los turistas se acerquen a Nalda y prolonguen su estancia en la localidad.

Y mal no les va. Durante el 2016, más de 6.000 visitantes participaron en las visitas guiadas organizadas por el Ayuntamiento de Nalda e Islallana, que próximamente darán a conocer sus fechas para el 2017.