La Rioja

Haro recupera su historia

El palacio de Bendaña, una de las grandes y recientes recuperaciones del patrimonio jarrero. :: c.v.
El palacio de Bendaña, una de las grandes y recientes recuperaciones del patrimonio jarrero. :: c.v.
  • En los últimos años administraciones y particulares han invertido en la recuperación del patrimonio jarrero

Esta semana se ha hecho público el informe sobre el estado real del casco histórico, tanto a nivel urbanístico como socio económico. Una de las conclusiones que se extrae es que queda mucho por hacer y que además de las administraciones también los particulares tienen que invertir sus recursos en la compra y recuperación de edificios. Una labor que hasta ahora se ha venido haciendo y que ha influido en la mejora de varios de los edificios más emblemáticos.

Es el caso del palacio de Bendaña, ahora Centro Municipal de Cultural, el Museo del Torreón, la Casa del Santo o la Casa de las Monjas, sede de Hacienda. Esos edificios fueron comprados a particulares por el Ayuntamiento de Haro, cuando gobernaba el PP con Patricio Capellán en la Alcaldía, y fueron rehabilitados con subvenciones municipal, regional y nacional.

El portavoz del Grupo Municipal Popular, José Ignacio Asenjo, recuerda que «con Capellán, la mayoría del dinero que se ganaba, se invertía en restauración». Y comenta que la labor de recuperación del casco histórico, «comenzó ya en la etapa de Miguel Rojas (PSOE) cuando se recuperó el teatro Bretón y se cedió el ahora Hotel Los Agustinos».

En cuanto a los resultados del proyecto encargado por el actual equipo de gobierno, presentado, Asenjo confiesa que «es bueno aunque se ha plasmado sobre el papel y con números lo que ya se sabía». Comenta que «se echa en falta soluciones que no se dieron aunque también las sabemos».

Entre esas soluciones cita una nueva recalificación de los edificios para valorar el grado de protección. «Si tienen nivel 1 ó 2 hay que mantenerlas, pero con tres o cuatro se podrían tirar y aprovechar los solares para aparcamientos o parques y jardines», comenta Asenjo.

Son soluciones a largo plazo ya que según los datos aportados por el estudio se necesitan unos 160 millones de euros para recuperar todo el casco histórico. «Hay que empezar a gestionar fondos de fuera porque con recursos propios del Ayuntamiento se tardaría más de cien años», apunta el portavoz municipal popular.

José Ignacio Asenjo también recuerda que el estado de mejora del casco histórico en los últimos años ha sido posible también gracias a la iniciativa privada. «Hay muchas familias en Haro que han comprado casas, las ha restaurado y han contribuido a esa recuperación del patrimonio», enfatiza.

Y menciona casos como el restaurante Terete, que compró cuatro inmuebles para la ampliación de su negocio o la familia Aguirre con sus apartamentos y restaurantes Beetehoven. Los Caños, el Pirolo, el Huerto, edificios de las calle Arrabal, Víctor Pradera y Esteban de Ágreda, o la casa de los Pisón son algunos de los ejemplos de la inversión de particulares que recuerda Asenjo, y cuyo esfuerzo destaca.