La Rioja

Un lío entre el desahucio y el abuso

Casa Consistorial de Cenicero. ::
Casa Consistorial de Cenicero. :: / JOSÉ RAMÓN FRÍAS
  • El desalojo de un anciano que no paga un piso de Cenicero en Madrid enfrenta a los grupos

¿Qué pensaría el ilustre doctor Ricardo Ruiz de Azcárraga del lío que se ha formado en Cenicero en torno al piso que donó al Ayuntamiento de su localidad en el número 10 de la calle Apodaca de Madrid? El Consistorio cenicerense lleva cerca de dos décadas intentando recuperar este inmueble de unos 60 metros cuadrados, situado en el céntrico barrio de Malasaña de la capital de España y valorado hace tiempo en unos 300.000 euros.

El caso es que el Ayuntamiento de Cenicero lo alquiló hace alrededor de 80 años a un policía y su familia y, tras la muerte de éste, el arrendamiento se subrogó a sus dos hijos vivos, Isabel y José Luis. Ante el temor de perder la propiedad del piso, el Consistorio riojano inició un proceso para recuperar el inmueble y, en vista de que los querían echar, los inquilinos dejaron de pagar las rentas hace unas dos décadas.

Isabel, la única empadronada real en la vivienda, se buscó hace tiempo un piso compartido. En el 2005, el Ayuntamiento inició un proceso de desahucio en precario contra José Luis para sacarlo de la casa en la que nació y ha vivido con su familia. Tiene 70 años, ha sufrido dos infartos, un ictus y padece graves problemas de espalda. Ingresa cada mes 364 euros de una pensión no contributiva.

Si se trata de un desahucio «inhumano» o si esta familia se ha aprovechado del Consistorio de Cenicero es lo que enfrenta a los grupos políticos de la localidad, después de que hace más de una semana se pospusiera el lanzamiento por un problema en las notificaciones.

«No podemos dejar a un hombre de 70 años en la calle», clama la edil independiente de IU, Ana Bruna Gómes de Castro, quien solicita al gobierno local del PP «un poco de humanidad» y que aplace el proceso «para buscarle una alternativa habitacional o que atienda lo que José Luis pide que es acabar allí sus días».

El portavoz del PSOE, Roberto Negueruela, concede que esta familia «ha abusado un poco» pero, dado el estado actual de José Luis, aboga por que el Consistorio le cobre un alquiler acorde a su renta o le halle una alternativa habitacional en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid.

El alcalde en funciones, Domingo Barrasa, afirma que este inquilino encadena más de 15 años sin pagar las reformas ni las cuotas de la comunidad. Y que trabajadores del edificio les han asegurado que el piso de Apodaca, 10 «lleva vacío un año». José Luis está censado en una vivienda de un pueblo de la sierra, pero según PSOE e IU esta casa es de unos amigos y allí el anciano sólo pasa temporadas. Barrasa contrapone en cambio que José Luis no vive en Madrid, por lo que «queremos recuperar el piso».

El concejal del PR+, Miguel Ángel Martínez, confiesa que tiene «sus dudas», pero tras la versión judicial que se expuso en el último pleno «me tengo que creer lo que dice el juez y éste sostiene que la casa está sin habitar». «Confío en que un juez no va a mentir para desahuciar a una persona de 70 años y enferma», concluye.