La Rioja

Nájera ha ofrecido 3.400 cenas y 180 alojamientos por noche en la campaña de temporeros

  • Alimentos, camas, ropas, medicinas o desplazamientos han estado cubiertos gracias a la solidaridad najerina

Finalizada la campaña de temporeros, tanto el Ayuntamiento de Nájera como Cáritas han hecho público un balance de las actuaciones que se han realizado en apoyo a estos trabajadores temporales.

La Corporación municipal, a través de los concejales Patricia Calvo y Juan Ignacio del Rey, han destacado la labor realizada por los voluntarios, que han facilitado las cenas a los temporeros durante 34 días, en los que «en total se han ofrecido 3.400 cenas con todo lo que eso implica (trabajo, limpieza y organización), así como la colaboración del Banco de Alimentos que, en cuanto se les pidió ayuda, la tuvimos inmediatamente».

Además, el Ayuntamiento facilitó alojamientos a una media de 180 personas cada noche desde el 15 de septiembre hasta el 21 de noviembre en el local alquilado en el polígono de Cascajares.

También a través de este balance, el Ayuntamiento agradece «la solidaridad de los najerinos, que nos han hecho llegar mediante Cruz Roja, e incluso directamente a los voluntarios, alimentos, mantas, ropa y calzado». Por su parte, el alcalde, Jonás Olarte, reiteró: «Mientras estemos en el Ayuntamiento no consentiremos que estas personas duerman en las calles cuando vienen a trabajar para recoger nuestro producto estrella. No podemos vender el vino de Rioja sabiendo que para elaborar ese vino la gente tiene que dormir en las calles».

Desde Cáritas, el párroco, don José Félix Sáenz, explicaba que «afortunadamente estas personas ya no vienen como hasta hace poco: a matar el hambre y en condiciones muy malas. Ahora llegan como trabajadores y como tal hay que tratarlos». Por esa razón, reclamaba como necesaria una labor de concienciación «el cumplimiento de lo que está en los contratos agropecuarios: que se les dé un contrato digno, con un alojamiento, con cama, baño, cocina, y el salario establecido, que este año era de setenta y tantos euros diarios». También reclamaba que el contrato sea directo, entre los temporeros y el agricultor, y reclamaba que la contratación sea en origen «porque ya hay muchos agricultores que tienen sus cuadrillas de años anteriores».

En cuanto a las acciones diarias, Cáritas, a través de sus voluntarios, ha colaborado buscando trabajo a los temporeros. Asimismo, «como hay varios grupos que atienden de una manera u otra a estas personas: desde el Ayuntamiento, los voluntarios de las cenas, 'mamá África'. hemos procurado estar a disposición de las cenas aportando el alimento que ha hecho falta, o atendiendo a gente que nos han derivado, personas enfermas». Junto a ello, también ha sido parte de su labor ponerse «en contacto con el Banco de Alimentos, cuya labor ha sido generosísima» y han tenido la responsabilidad directa en las comidas que se facilitaban en la plaza de toros o en el reparto de ropa a través del ropero de Cáritas.