La Rioja

La primera fase de la futura variante de Murillo costará 5,3 millones de euros

Cuevas, Lacalzada y Ceniceros observan el proyecto del tramo. :: p.h.
Cuevas, Lacalzada y Ceniceros observan el proyecto del tramo. :: p.h.
  • El casco urbano registra una circulación media de 60 vehículos pesados al día, que se incrementará cuando la yesera de Fassa Bortolo inicie su actividad

La primera fase de la futura variante de Murillo de Río Leza contará con un presupuesto de 5,3 millones de euros y se prevé que se licite en el primer semestre del 2017.

Así lo avanzó ayer el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, en la presentación del proyecto de construcción de esta «demandada» infraestructura que, subrayó, «mejorará de forma evidente la seguridad vial en el corredor del Jubera y proporcionará mayor comodidad y calidad de vida a los vecinos del municipio».

Y es que, indicó, que por el casco urbano de Murillo circulan como mínimo una media de 60 vehículos pesados al día procedentes de una industria de embalajes, y dentro de tres años se prevé que la yesera de Fassa Bortolo inicie su actividad en la localidad vecina de Ventas Blancas, lo que incrementará el tránsito de camiones por la zona. Al acto de presentación de la actuación acudieron también el consejero de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas; y el alcalde de Murillo, José Ángel Lacalzada, entre otras autoridades.

«Con esta obra daremos un primer paso en la construcción de este gran proyecto, con el que se pretende circunvalar el municipio, reducir la circulación por su angosto casco urbano y mejorar la accesibilidad a la localidad de manera segura», afirmó Ceniceros. El proyecto en su conjunto contempla una inversión superior a los 20 millones de euros para ejecutar un trazado total de 7 kilómetros.

Esta actuación, al igual que su primera fase, están recogidas en el Plan de Carreteras 2010-2021. Este tramo inicial se trata de un recorrido de 1,2 kilómetros que conectará las carreteras LR-259 hacia Ventas Blancas y LR-261 entre Galilea y Agoncillo por el sur de Murillo de Río Leza.

La calzada dispondrá de una anchura de 11 metros, con sendos carriles de 3,5 metros. Esta primera sección transcurrirá entre dos glorietas de grandes dimensiones (77 metros de diámetro) que se situarán en la LR-259 y LR-261. El trazado contempla la construcción de un viaducto sobre el río Jubera de más de 130 metros de longitud y una anchura de 16 metros.

El recorrido desviará el flujo de vehículos por el centro de Murillo y facilitará la comunicación en Agoncillo con dos vías de alta capacidad, como la AP-68 y la N-232.

El jefe del Ejecutivo regional estimó que los trabajos, con un plazo de ejecución de 14 meses, podrían iniciarse en la segunda mitad del próximo año 2017.