La Rioja

Adaptarse al nuevo yo

Celebración ayer en el Parlamento donde se pidió ayuda para andar este nuevo camino.
Celebración ayer en el Parlamento donde se pidió ayuda para andar este nuevo camino. / L.R.
  • El Centro de Recuperación de Personas con Discapacidad de Lardero celebró ayer el Día Nacional del Daño Cerebral

El Parlamento de La Rioja sirvió ayer de escenario para los actos conmemorativos del Día Nacional del Daño Cerebral Adquirido que organizó el Centro de Recuperación de Personas con Discapacidad Física de Lardero (CRMF). Al mismo acudieron, además de la directora del CRMF, Sagrario Loza, la presidenta del Parlamento riojano, Ana Lourdes González; el consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia del Gobierno de La Rioja, Conrado Escobar; el delegado del Gobierno en La Rioja, Alberto Bretón; y miembros de los partidos políticos en la oposición, como Concha Andreu (PSOE), Diego Ubis (C's) y Germán Cantabrana (Podemos).

Pero el acto fue verdaderamente significativo no por la presencia de las autoridades sino por los verdaderos protagonistas de la jornada, los afectados por daño cerebral y usuarios del CRMF. Uno fue el joven Enrique Divasón, quien contó su experiencia, cómo sufrió el atropello de una motocicleta, estuvo tres meses en coma y visitó varios centros de rehabilitación. «La mía es una historia más de los protagonistas por el daño cerebral; las hay mucho peores. Le puede pasar a cualquiera», declaró antes de reconocer que «tenemos que adaptarnos a nuestro nuevo yo» y lanzar una reclamación: «Necesitamos que en este camino nos acompañen. No nos dejen solos». Sus palabras fueron sinceras, verdaderas y, por tanto, emocionantes. Tan emocionantes como la actuación que le siguió, a cargo del músico Emiliano Retortillo. Al saxofón interpretó las canciones 'Imagine' de John Lennon y una sección de 'El concierto de Aranjuez', de Joaquín Rodrigo.

El acto sirvió para que los afectados por daño cerebral pudieran expresar sus sentimientos y dieran a conocer lo que viven ellos y sus familias. «Todo esfuerzo es poco para dar a conocer la situación de los afectados y sus familias», declaró Ana Lourdes González, lanzando un mensaje de apoyo y admiración a los afectados presentes en el Parlamento de La Rioja: «Sois el mejor ejemplo de que la vida puede cambiar en un instante. Las secuelas físicas, psíquicas y sensoriales causadas por el daño cerebral adquirido no impiden a nadie poder desarrollar una vida plena en los ámbitos personal, social y profesional».

«La vida es más fácil cuando se tiene una mano tendida que te ayuda a levantarte en los momentos difíciles», subrayó González, y realizó un llamamiento a la sociedad para colaborar en el proceso de integración de los afectados «haciendo que sean útiles y valorados para que no encuentren ninguna barrera»