La Rioja

Nájera, el reinado del pimiento

Uno de los actos más esperados y espectaculares es el del asado y pelado del pimiento riojano. :: p.j.p.
Uno de los actos más esperados y espectaculares es el del asado y pelado del pimiento riojano. :: p.j.p.
  • Dos millares de visitantes secundaron la otoñal convocatoria gastronómica

Hasta 2.000 platos, cada uno de ellos servido con un huevo frito, pimientos asados y un pedazo de pan, fueron repartidos ayer domingo por las asociaciones de padres de alumnos de Nájera en el transcurso del octavo Festival del Pimiento Riojano. La ración estaba acompañada por un vaso de vino o mosto y la plaza de la Cruz acogió el evento. Colaboraron la asociación de productores, el Ayuntamiento, el Gobierno de La Rioja y la asociación Hosteleros de los Barrios Históricos de Nájera.

La jornada había comenzado a mediodía en la plaza de San Miguel con unos talleres destinados a los más pequeños de la casa, que disfrutaron con pintacaras y realizando dibujos y murales.

Mientras esa actividad se desarrollaba en ese espacio, en la plaza de la Cruz comenzaba el llamativo espectáculo del asado y pelado del pimiento riojano, siempre rodeado por una multitud de personas que realizaban fotografías. Casi al mismo tiempo, las representantes de las asociaciones de padres de alumnos iniciaron la tarea de freír huevos para la degustación, una actividad que mantuvo una larga fila de espera hasta el final del festival. La degustación resultó muy cómoda gracias a las mesas que se instalaron estratégicamente por el lugar para poder disfrutar del manjar.

La hostelería de la zona, entretanto, se volcó en la preparación de pinchos. Un total de diez bares -La taberna de Manu, La Plaza, El Buen Yantar La Pasarela, Kien, Talismán, La Mercería, La Amistad, Los Parrales y La Judería- añadieron a su amplia oferta unos pinchos específicos realizados con pimientos que tuvieron una gran demanda. Durante el festival se mostraron, como si de una exposición se tratara, en una mesa cerca del lugar de asado de los pimientos.

Antes de finalizar la mañana, sobre el escenario, el cocinero Miguel Martínez ofreció una clase, un show cooking, tomando como referencia los pimientos riojanos.