La Rioja

La semipeatonalización de la plaza de la Paz de Haro eliminará plazas de aparcamiento

  • El comienzo de las obras, incluida la renovación de redes, está previsto para el 2017 y se contempla un presupuesto de 250.000 euros

La plaza de la Paz es el centro neurálgico de Haro, su corazón. En ella se concentran muchos de los bares con sus terrazas, se celebran los principales actos festivos, los conciertos de la Banda Municipal de Música de Haro. A ella se acercan los turistas para acudir a la Oficina de Turismo, ver la fachada del Ayuntamiento y subir hacia la Herradura. Los fines de semana es cuando más tránsito de personas registra la plaza y en muchas épocas del año se corta su acceso al tráfico para garantizar la seguridad de los peatones.

La peatonalización de la plaza de la Paz es un asunto que viene muy de atrás. Siempre ha estado presente un posible cierre al tráfico, pero como todo tiene sus voces a favor y sus voces en contra. El nuevo equipo de gobierno ha decidido finalmente acometer una semipeatonalización ganando espacio para los peatones y armonizarlo con el tránsito de los vehículos.

Será en el 2017 cuando el aspecto actual de la plaza cambie, según anunció la alcaldesa, Laura Rivado, en la presentación del Presupuesto para el próximo año. La renovación de la red de abastecimiento de agua potable va a continuar por el tramo desde el arco de la Casa Consistorial hasta un poco antes del Museo del Torreón. Y tener que abrir la calle para cambiar las tuberías ha hecho que piensen en un proyecto algo más ambicioso.

250.000 euros costará la renovación de los tubos para transportar el agua potable y cambiar la cara de la plaza de la Paz. Y la modificación más notable será la supresión de la decena de plazas de aparcamiento que actualmente existen. El concejal de Obras, Javier Redondo, reconoce que «se ha buscado ganar más espacio para los peatones ya que con las terrazas y los vehículos aparcados no quedaba mucho sitio».

El proyecto inicial plantea que el espacio para el aparcamiento se una a la acera. Al igual que sucedió en la calle Arrabal, el bordillo se rebajará para quedar tan sólo un par de centímetros, más o menos, por encima de la calzada. Ésta se mantendrá con asfalto para permitir el paso de los vehículos en épocas concretas y fechas puntuales, como sucede ahora, cuando se cierre la plaza de la Paz al tráfico.

Al ganar ese tramo de acera, las terrazas que se sitúan junto a la calzada, podrán moverse unos metros para que los peatones tengan más espacio para andar, según reconoce el responsable de Obras.

Según Javier Redondo, sí que se mantendrán las plazas de carga y descarga pero cambiarán de ubicación. «Tan sólo es un proyecto, pero la idea es que los camiones puedan aparcar detrás del quiosco», asegura. En ese lado de la plaza, se levantará parte del adoquín, justo detrás del quiosco, para reubicar ahí a los vehículos que a diario llevan material a los comercios y establecimientos de esa zona.

En un principio, según adelantaron en la rueda de prensa de presentación de los Presupuestos, confían en que la plaza de la Paz pueda estar lista con su nuevo aspecto para antes del próximo verano. A principios de año comenzarán las obras en la calle Navarra y continuarán con la céntrica plaza.