La Rioja

Al altar vestido con un 'kilt'

Clara Santamaría e Iain More  posan a la salida de la  iglesia de Ventosa. :: e. santamaría
Clara Santamaría e Iain More posan a la salida de la iglesia de Ventosa. :: e. santamaría
  • Ventosa acoge una boda escocesa con invitados con falda y música de gaita

Ventosa no hablaba de otra cosa en el último mes. Clara Santamaría, la hija de la pareja (él de Sotés y ella de Logroño) que hace años que se hicieron con una casa en el pueblo para pasar las vacaciones, se casaba con Iain More, su pareja durante más de una década, y la parroquia ventosina fue el escenario escogido para albergar una boda con sabor escocés.

Porque el novio procede de Stirling, una ciudad del centro de Escocia. Se conocieron cuando ella estudiaba la licenciatura de Historia del Arte en la Universidad de Aberdeen y él hincaba los codos para sacarse la carrera de Geología. Sus destinos se cruzaron y ya no se separaron. Han vivido en Aberdeen, Londres y ahora en Glasgow cuando, superados los treinta, han decidido formalizar su relación en la tierra de ella.

La pareja pasó por el altar hace una semana en Ventosa, protagonizando una ceremonia que sacó a toda la localidad a la calle. «La gente quería ver a los hombres con las faldas», cuenta la hermana mayor de la novia, Eva Santamaría.

Y es que atendiendo a la tradición escocesa, los invitados del contrayente no olvidaron el típico 'kilt', la prenda masculina para las grandes ocasiones. Durante las nupcias se sucedieron los guiños a la familia y los amigos de Iain. Hubo un gaitero que amenizó el enlace, se leyeron pasajes en inglés y también se repartió una especie de guion para que los allegados del novio pudieran seguir el transcurso de la misa.

Además, la novia lució unos zapatos con el tartán del 'kilt' de su hoy ya esposo y su padre, el padrino, también escogió este cuadriculado para la corbata y el pañuelo de la americana.

Ventosa los agasajó con un día espléndido, que era precisamente lo que la pareja buscaba en la fecha de su boda. «Les gusta mucho el sol, ya que allí hace peor tiempo; por lo que cuando vienen a Logroño les encanta andar en pantalón corto y chanclas», confiesa Eva. Ahora disfrutan de la luna de miel y, claro, se han decantado por un destino cálido como Tenerife. Y es que «en Glasgow ya ha empezado a nevar», justifica la hermana.