La Rioja

Riojana de Grasas mejora sus instalaciones para la depuración de aguas residuales

La Consejería de Agricultura ha dado luz verde a la empresa Riojana de Grasas para el traslado de la ubicación actual del lavadero de camiones.

Según la documentación presentada, las aguas residuales generadas tras el lavado de los camiones se van a someter a un proceso de depuración, consistente en una decantación de lodos y arenas y una separación de grasas, para poder reutilizar dichas aguas en posteriores lavados, hasta su colmatación y eliminación posterior en el depurador térmico de su instalación. La empresa tenía intenciones de poner en marcha dos estaciones de bombeo y una red de conexión a la red municipal de saneamiento para enviar por esa vía las aguas de servicio de personal y limpieza de patios o zona de descarga, pero el proyecto no fue admitido por la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo de La Rioja