La Rioja

Santurde, con escuela y comedor

Niños en el comedor de la escuela de Santurde de Rioja, adscrita al CRA Valle Oja-Tirón. :: l.r.
Niños en el comedor de la escuela de Santurde de Rioja, adscrita al CRA Valle Oja-Tirón. :: l.r.
  • El municipio ha logrado mantener abierto su centro escolar con 8 alumnos, a los que brinda servicio de ludoteca y comida

Santurde de Rioja sigue teniendo escuela. Antes del verano, su alcalde, Isaac Palacios, mostraba su preocupación por que pudiera desaparecer, ante la falta de alumnos. «Lo importante para un pueblo son sus niños. Tener una escuela da vida, porque los niños son el futuro», indicaba en abril el regidor, portavoz de una serie de medidas impulsadas por el Ayuntamiento, aún en vigor, para alentar la permanencia o atraer nuevas matriculaciones. En virtud de las mismas, los alumnos de nuevo ingreso reciben una «beca-premio» de 150 euros, una única vez, y, aparte, cada uno de los niños matriculados una ayuda de hasta 500 euros para libros, material y actividades extraescolares.

El caso es que octubre alumbró un nuevo curso, el 2016/2017, en la escuela, adscrita al CRA Valle Oja-Tirón. Sus aulas albergan a un total de 8 niños, 3 de ellos en Educación Infantil y los otros 5 en Primaria. Pocos, pero suficientes para que las aulas sigan abriendo sus puertas cada día y los recreos llenen de voces infantiles las calles del pueblo, que ronda los 300 habitantes empadronados; son pocos pupilos, como queda dicho, pero muy mimados por el Ayuntamiento; también lo son sus padres, claro está, a quienes han ofrecido, en el objetivo de facilitar la conciliación de la vida familiar, un servicio gratuito de ludoteca para los más madrugadores -6 en la actualidad-, con inicio a las 8 horas, y otro de comedor, al que acuden 7 alumnos: comen a las 14 horas -el mismo menú que el determinado por la Consejería de Educación-, y cuando terminan continúan en la ludoteca hasta las 17 horas. Fin de la jornada. Los padres pagan 3 euros por alumno y día; el resto lo financia el Ayuntamiento, que también se hace cargo de los gastos de la cuidadora, calefacción, etcétera.

Facilitar la conciliación

El alcalde opina que estos servicios han influido en la decisión de algunos padres de no llevar a sus hijos a Santo Domingo de la Calzada. «Cuando trabajan los dos es muy difícil llevar al hijo a las nueve de la mañana a la escuela y hacerse cargo de él a las dos de la tarde, porque los horarios laborales no coinciden», afirma.