La Rioja

Vista del pilar y la escollera donde se trabaja. :: p.j.p.
Vista del pilar y la escollera donde se trabaja. :: p.j.p.

Un gigante con pies de barro

  • El Ministerio de Fomento está arreglando la zona que sujeta los apoyos del puente de la autovía A-12 a su paso por Nájera

  • Las riadas del Najerilla han afectado a la escollera y a uno de los pilares del puente

Las fuertes riadas del pasado invierno , así como las acontecidas desde el 18 de diciembre del 2008, han terminado por dañar de manera importante la escollera que sirve de sujeción a uno de los gigantescos pilares del puente sobre el Najerilla, en la A-12 y en estos momentos se trabaja a contrarreloj para tratar de solucionarlo antes de que comiencen las lluvias.

El puente afectado es el que salva el río Najerilla en el término de Nájera, pero muy cerca del de Uruñuela. El viaducto está constituido en realidad por dos puentes que discurren en paralelo y cada uno de ellos tiene una longitud de 508 metros. Cuenta con nueve vanos y su base se sustenta sobre vigas monocajón con una altura máxima de 20 metros sobre el lecho del río Najerilla.

Quienes lo planificaron «no debieron valorar en sus justos términos la acción del río, porque la escollera que ayuda a su estabilidad ha sufrido estos años las consecuencias de las avenidas y las piedras se han movido de su lugar inicial», según una fuente del Ayuntamiento de Nájera.

Por esa razón, el Estado ha tenido que contratar la reparación de ese tramo de escollera y para ello ha tenido que abrir una nueva canalización para el río Najerilla, desviándolo de su curso habitual para poder trabajar, lo que ha permitido ver el estado real de la base del pilar.

En el Ayuntamiento, la obra les ha pillado por sorpresa, porque nadie les había comunicado previamente las intenciones del Ministerio de Fomento. En realidad, según han confirmado la Confederación Hidrográfica del Ebro y la Delegación del Gobierno central en La Rioja, la obra no requiere de ninguna gestión municipal, ya que se trata de una actuación «de interés público» y en el exterior del casco urbano de la ciudad y, en cuanto al desvío del Najerilla, era una acción necesaria y temporal. Pero aún así, el equipo de Gobierno se lamentaba que no se les hubiera notificado con anterioridad el paso de los camiones y maquinaria por los caminos rurales, así como el alcance de la gravedad o no del estado de la base del pilar, según manifestó el concejal responsable de Urbanismo, Juan Ignacio del Rey.

De momento, en la zona se han realizado los movimientos de terreno para desviar el río Najerilla y en ambas orillas se han tenido que arreglar los accesos para el paso de los camiones y la maquinaria de obras públicas.

Por lo que resulta visible de la obra, se ha colocado tela asfáltica para aislar el pilar y buena parte de la escollera de la corriente de agua, y posteriormente se están colocando grandes piedras y cascajo para tratar que no vuelva a suceder lo que ha ocurrido en esta ocasión, cuando tan solo habían transcurrido ocho años de la inauguración de ese tramo de la autovía en la que se encuentra el puente.