La Rioja

La Escuela de Hostelería de Santo Domingo acoge a siete alumnos alemanes de Erasmus

Alumnos y profesores de los centros alemán y calceatense. :: albo
Alumnos y profesores de los centros alemán y calceatense. :: albo
  • El grupo, acompañado por dos profesoras, va a permanecer en La Rioja un total de tres semanas, dos de ellas de prácticas en hoteles de Logroño

Siete alumnos y dos profesoras de Alojamiento y Restauración del centro Landesberufsschule für das Hotel-und Gaststättengewerbe, situado en Villingen-Schwenningen, en la región de Baden-Württemberg, se encuentran desde el pasado lunes en La Rioja participando del programa Erasmus Plus, gracias al cual dedicarán tres semanas a conocer la cultura de esta tierra, su gastronomía y su sistema educativo y, también, a realizar prácticas.

Era obligado que los alumnos, que estudian el segundo de los tres cursos que establece la formación profesional dual alemana, pasaran por la Escuela de Hostelería y Turismo, ubicada en Santo Domingo de la Calzada, para conocer su funcionamiento, intercambiar experiencias y conocimientos con los estudiantes del centro calceatense y practicar el idioma español que les enseñan en su país las profesoras Tania Zimmermann y Michelle Rink. Las dos regresarán este próximo domingo a Alemania, aunque los alumnos se quedarán dos semanas más, haciendo prácticas en cinco hoteles de Logroño.

Al ser preguntadas por las principales diferencias entre los respectivos sistemas educativos, las docentes apuntan principalmente tres. «Sobre todo en cuanto a la formación profesional, porque en Alemania los alumnos ganan dinero cuando cursan el sistema dual», refiere Michelle, que añade que en su país «hay residencias para los alumnos mientras estudian, financiadas por los hoteles en los que hacen prácticas». Éstas, como advierte también Tania, tienen mayor peso en la enseñanza germana. «Los alumnos trabajan en un hotel desde un principio; no es como aquí, que primero están en la escuela y después pasan a realizar prácticas», dice.

Pero tan importante como profundizar en el conocimiento del sistema educativo español es acercarse a la gastronomía del país que visitan, rica y variada como han podido comprobar en las pobladas barras de los bares que llamaron su atención en la logroñesa calle Laurel o en algunos establecimientos de Santo Domingo de la Calzada, ciudad de la que se despiden hoy. «Nos encanta», confiesa Tania al hablar de los pinchos, el vino y la gastronomía en general. «A los alumnos les está gustando mucho la experiencia y nos están tratando con mucha amabilidad en la escuela y en todas partes», destaca Michelle.