La Rioja

Mujeres de armas tomar

Alicia, Susana y Valvanera, en el gimnasio donde se preparan.
Alicia, Susana y Valvanera, en el gimnasio donde se preparan. / P.J.P
  • El kick boxing gana adeptas a este deporte en Nájera y su comarca

Lo que parecía un deporte exclusivo para hombres se ha encontrado con unas oponentes muy potentes, al menos en Nájera, donde un grupo de unas 20 mujeres se entrenan como boxeadoras en el gimnasio Kick Boxing, que dirige Dioni Muñiz. Una de ellas probará las mieles (o hieles) del combate en la primera velada que se celebrará en Nájera el 19 de noviembre.

Valvanera Peñaranda no es una chiquilla. Tiene un hijo, trabaja en Badarán y cuenta que «tras una enfermedad que tuve pensé que era un buen momento para empezar de cero, y me uní con esta gente para disfrutar del kick boxing». Lo empezó como un entretenimiento porque, según dice, «no es que quiera ir más lejos, sobre todo porque ya tengo 33 años, pero quiero experimentar lo que es subirse a un ring y luego ya se verá. lo que Dios quiera».

La luchadora tiene pareja, pero «no dice nada», cuenta riéndose. «Al revés, como se ponga tonto lo mismo le doy», bromea. «La verdad es que me apoya en todo momento», cuenta la mujer.

Otra de las jóvenes que entrena en el gimnasio es Alicia. «Quería hacer -explica- un poco de deporte y conocía a Dioni y me apunté por probar. Pero me fui enganchando poco a poco y ahora vengo dos o tres días a la semana». Rechaza con un «¡qué va!» el comentario de que el boxeo es un deporte de hombres y añade que «aquí no hay distinciones entre hombres y mujeres. Yo animaría a todas las mujeres a venir aquí. No hace falta hacerlo por competir. Es una motivación y una superación para ti misma».

Donde hay tantas boxeadoras tiene que haber una maestra, una pionera que enseña que practicar este deporte es posible. Ella es Susana Jiménez, la esposa de Dioni. «Al principio empecé entrenando solo a chicas y ahora es mixto. Es algo ameno, divertido, donde nos conocemos todos». Habla con pasión del boxeo y pone la pizca de humor al contar que «las mujeres que vienen son valientes y además en casa 'practican' con los maridos, me lo dicen muchas». Bromas aparte, un total de 20 mujeres, algunas no tan jóvenes, entrenan en el gimnasio najerino. Unas con contacto y otras sin él. Sin diferencias. Iguales a los hombres.

Por esa misma razón una de ellas se ha animado a pelear en la primera velada de boxeo que se vivirá en Nájera el 19 de noviembre en el pabellón multiusos de la localidad. Frente a ella estarán otras procedentes de otros lugares y otros gimnasios, para demostrar que, también este deporte, no es sólo cosa de hombres.