La Rioja

Comienzan las obras que permitirán al autobús urbano subir a la Atalaya

Las máquinas ya han entrado en el solar de la Atalaya para transformarlo en un aparcamiento. :: c.v.
Las máquinas ya han entrado en el solar de la Atalaya para transformarlo en un aparcamiento. :: c.v.
  • La solución del Ayuntamiento de Haro conlleva la construcción de un aparcamiento para que el vehículo pueda girar

Las máquinas ya han entrado en el solar de la Atalaya de Haro y la empresa ha comenzado a trabajar para transformarlo en un aparcamiento. Esa zona de tierra hasta ahora también se utilizaba como espacio de estacionamiento, pero sin regular. La idea de construir un nuevo parking se debe a la propuesta de los vecinos para que el autobús urbano tuviera parada en el barrio alto de Haro.

Hasta ahora, el servicio tenía como primera y última parada la calle Siervas de Jesús, a pocos metros de la Atalaya, pero los vecinos tenían que salvar el desnivel por una cuesta o por las escaleras. En una de las reuniones que mantuvieron con el actual equipo de Gobierno, les transmitieron la posibilidad de que el autobús continuara su trayecto y subiera hasta el barrio.

Desde el Ayuntamiento de Haro se comprometieron a estudiar la propuesta y darles una solución. La falta de espacio para girar en el barrio, hacía imposible alargar el recorrido. Según informaron desde el Consistorio jarrero, un autobús no puede ir marcha atrás en vía pública, por lo tanto, no podía girar al llegar arriba.

La falta de espacio para habilitar una rotonda hizo que desde el Ayuntamiento de Haro se plantearan utilizar el solar. La salida que vieron fue la construcción de un aparcamiento que permitiera al autobús entrar y hacer el giro para continuar su camino.

La construcción del citado aparcamiento despertó las críticas de los vecinos, que acudieron a la reunión que la alcaldesa, Laura Rivado, y el concejal de Obras, Javier Redondo, mantuvieron con los residentes en el barrio. Lamentaban la pérdida de espacio para dejar sus vehículos.

El nuevo aparcamiento elimina unas ocho plazas de estacionamiento. Se pintarán dieciséis huecos más dos plazas más para minusválidos dentro del solar, a las que hay que sumar las que ya existían en la calle Soledad.

Edansa es la empresa que se está haciendo cargo de las obras por un presupuesto que ronda los 60.000 euros. Cinco meses son los que tienen de plazo, aunque desde el Consistorio jarrero confían en que ese tiempo se acorte.

Una vez terminadas las obras recalcularán el tiempo para que el urbano suba finalmente a la Atalaya. En la reunión, la alcaldesa informó que ya habían hecho pruebas del vehículo en vacío y en principio salvaba el desnivel y podía llegar hasta arriba.

En cuanto a la estabilización del talud de la Atalaya, ya ha finalizado el plazo para recibir las propuestas de las empresas.