La Rioja

La 'matanza' de Baños

Los tres cerdos supervivientes, en la isleta de la carretera. ::

Los tres cerdos supervivientes, en la isleta de la carretera. :: / Pablo José Pérez

  • Roban dos de los cinco cerdos que decoran un acceso al pueblo

Eran cinco y ahora son tres, como los tres cerditos. Nos referimos a los divertidos gorrinos de chapa, coloreados por los vecinos de Baños de Río Tobía, que dan la bienvenida a quien llega a la afamada villa del embutido y sirven de homenaje permanente a este animal, que es su máxima fuente de riqueza.

El robo de las dos esculturas que faltan ha conmocionado a los habitantes de la localidad y ha provocado que, como cuenta la presidenta de la Peña Virgen de los Parrales, Magdalena Jadraque, «estemos todos atentos a todas las fincas por las que pasamos, aunque creemos que han sido personas de algún lugar lejano».

La preparación de estas figuras fue una iniciativa de la asociación juvenil Bañuelos, que en la primavera del 2015 organizó un taller abierto a personas de todas las edades para decorar unos cerdos de chapa. La convocatoria resultó un éxito de participación y además de servir para formar una exposición durante las fiestas patronales del año pasado, el Ayuntamiento decidió colocarlos en una isleta a la entrada de la localidad en el cruce con la carretera que se dirige a Badarán. De esta forma se reconocía el trabajo de la entidad y la importancia de los cerdos para la riqueza del municipio.

Nada más colocarlos, a finales de diciembre, surgió un primer problema: una mano negra 'secuestró' a uno de los cerdos y dejó una nota con letras recortadas de periódicos y anuncios reclamando como rescate que hubiera más conciertos en el pueblo. Muy pocas horas después se supo que todo había sido una 'inocentada' y el animal de chapa regresó a su lugar en la isleta.

Durante los siguientes meses no hubo más incidentes. Pero este verano, en el mes de julio, los bañejos se despertaron con la noticia del intento de robo de uno de los cerdos. Sin embargo, los rateros no pudieron rematar la sustracción y tras darle varios golpes lo abandonaron en el lugar. Allí fue recogido por la brigada de obras, restaurado y recolocado de nuevo en su lugar.

Parece ser que el autor de aquel desmán no estaba dispuesto a cejar en su empeño y aprovechando que Baños disfrutaba de sus fiestas patronales, la noche del miércoles de la semana pasada aprovechó para llevarse dos de los cerdos. «Ha tenido que ser alguien con una furgoneta y con ayuda de alguna persona más», aseguran en el pueblo.

Como es natural, el alcalde, David Villoslada, presentó la correspondiente denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Baños y, junto a las investigaciones que realice la Benemérita, han acordado «denunciar lo sucedido a través de las redes sociales y por todos los medios, por si alguien los ve en algún jardín para que avise a la Guardia Civil».