La Rioja

Un surtido programa de actos despidió las fiestas de Allende y Gracias de Ezcaray

En la comida de Los Tímidos, esperando el condumio. :: c.solanas
En la comida de Los Tímidos, esperando el condumio. :: c.solanas

Ezcaray desplegó devoción y diversión -juntos, pero no revueltos- en la última jornada de sus fiestas de Nuestra Señora de Allende y Gracias. A dar estas últimas se dedicaron muchos ezcarayenses durante la mañana, en la misa y posterior procesión con la imagen de San Isidro que recorrió las calles de la villa, antes de que los cabezudos se hicieran dueños y señores de las mismas. Conscientes -quizá- del largo encierro que les espera por delante, se emplearon a fondo con sus zurriagas y dejaron en muchos un recuerdo... duradero.

A partir de ahí la fiesta quedó en manos, prácticamente, de la peña Los Tímidos, que, además del concurso de postres, reunió a unos 120 comensales en torno a su comida popular y organizó una divertida gincana 'Far west' -'duelo' entre grupos- en el polideportivo, entre otros actos.