La Rioja

Por la de la melena rizada

  • Los ecuatorianos honraron ayer a la Virgen del Cisne

Un pedacito de Ecuador, de su modo de celebrar y honrar a su patrona, de su encuentro entre amigos y familiares afincados en diversas localidades, se instaló ayer en Alfaro, que un año más volvió a festejar con danzas, citas deportivas y música a la Virgen del Cisne.

Al coincidir su festividad, el 15 de agosto, con las fiestas patronales alfareñas, la comunidad ecuatoriana alfareña traslada su celebración desde hace años a mediados de septiembre. Esto propició ayer de nuevo que decenas de ecuatorianos vecinos de localidades riojanas y navarras se unieran a las actos convocados. Incluso también un grupo llegado desde Tortosa (Tarragona).

La jornada festiva comenzó en la Colegiata de San Miguel, que acogió la eucaristía antes de que la virgen de larga melena rizada y colores paseara en procesión por el centro de la ciudad camino a las canchas del instituto Gonzalo de Berceo. Allí, a mediodía, los priostes organizadores de la fiesta dieron la bienvenida a los presentes mientras se preparaba la paella popular. Ese fue el escenario de la celebración hasta bien entrada la noche, con música latina, danzas tradicionales y partidos de fútbol sala.