La Rioja

La iglesia de San Francisco pide una oportunidad

Vista de la iglesia calceatense de San Francisco, tomada desde el coro alto, esta semana. :: j. c. p.
Vista de la iglesia calceatense de San Francisco, tomada desde el coro alto, esta semana. :: j. c. p.
  • La parroquia convocará en octubre un encuentro informativo sobre el proyecto de recuperación del templo

No hay tiempo que perder. El reto es grande: recuperar la iglesia de San Francisco para 2019, año en el que se cumplirá el milenario del nacimiento de Domingo García, después Santo Domingo, fundador de la ciudad. La Parroquia de Santo Domingo de la Calzada convocará en octubre una reunión informativa sobre el proyecto de recuperación del templo con el fin de aunar esfuerzos y fijar estrategias. Por partes.

El convento de San Francisco, del cual formara parte la iglesia, fue mandado construir en el siglo XVI por Fray Bernardo de Fresneda, arzobispo de Zaragoza y confesor de Carlos I y Felipe II. Su mausoleo, tallado en mármol, descansa hoy frente al retablo mayor del templo. Los franciscanos permanecieron allí hasta primera mitad del siglo XIX y algunas décadas más tarde fueron reemplazados por los claretianos, que acabarían dejando el convento a finales de los setenta. Poco después, la iglesia cerró sus puertas y, desde entonces, salvo en ocasiones puntuales, ya no se han vuelto a abrir.

Lo que ha ocurrido en este periodo es bien conocido. Una parte del convento se transformó en el parador nacional Bernardo de Fresneda. Otra acogió el taller diocesano de restauración. La iglesia, cuyas cubiertas fueron restauradas entre los años 2007 y 2008, ha permanecido cerrada en el entretanto. Y es este último, precisamente, el punto clave de esa reunión que será convocada en el mes de octubre. Las primeras novedades, por cierto, se han hecho notar durante el verano. La iglesia de San Francisco ha acogido dos conciertos, uno ofrecido por Amancio Prada y el coro de Radio Televisión Española (RTVE) y otro del grupo ugandés de gospel Aba Taano. Además, la misa dominical de la una se viene celebrando en el templo desde mediados de agosto. El reto ahora es abrir la iglesia, claustro alto incluido, al culto y la cultura de forma permanente.

La lista de tareas previas, en palabras del párroco de Santo Domingo, Francisco José Suárez, es larga: iluminación, calefacción, suelo, megafonía, pintura, restauración de piezas... El proyecto básico, avanzó, estará listo para finales de septiembre. La inversión necesaria, prevé, rondará los 700.000 euros. ¿Cómo conseguirlos? He ahí la cuestión: aportaciones de feligreses, financiación privada, colaboración con las administraciones local, autonómica y nacional... De momento, para empezar, las colectas de las misas oficiadas en el templo se invertirán en su recuperación. ¿El resto? Ya se verá, pero el objetivo ya está fijado.