La Rioja

La bombona, a más de 8 metros en Murillo

Un participantes arroja la bombona de butano por encima de su cabeza en el parque del Jubera. :: D.M.A.
Un participantes arroja la bombona de butano por encima de su cabeza en el parque del Jubera. :: D.M.A.
  • Iván Martínez y la ucraniana Tatiana Kuruchenko vencen el II Lanzamiento Internacional de Bombona de Butano

El parque del Jubera sólo tiene de río el nombre, porque a estas alturas del año no pasa ni una gota de agua por el cauce. Y tampoco pasaría ningún ser humano por allí un domingo a las 17 horas, con más de 35ºC, después del concurso de ranchos de las fiestas de la Virgen del Cortijo de Murillo de Río Leza si no fuera por el II Lanzamiento Internacional de Bombonas de Butano organizado por la Batukada Barahunda.

Hubo 67 'butaneros' que quisieron medir sus fuerzas en el concurso que supera la brutalidad del lanzamiento de azadón que practican en las vecinas localidades de Agoncillo y Corera. En la modalidad infantil, que se realizó con una cántara de plástico vacía pintada de naranja, emulando a una bombona de butano, fueron 27 los participantes. Y aunque todos se llevaron como recompensa a su participación una bolsa de chucherías, el vencedor fue el murillense Pablo del Campo, que hoy cumple 13 años, con una notable marca de 6,3 metros, seguido de cerca por la logroñesa Valeria Orradre, de 8 años, que lanzó 5,9 metros.

La competición se puso seria en la categoría de adultos, con 25 hombres y 15 mujeres. La bombona, en este caso, es de verdad, aunque está vaciada y modificada. Le han soldado unas asas nuevas porque las originales se abollaban y quedaban inutilizables tras los primeros lanzamientos. «Como el naranja es el distintivo de nuestra 'batukada', pensamos en un evento diferente como algo publicitario y distintivo para hacer en las fiestas de Murillo», explica Samuel, miembro de Barahunda.

Y el resultado, bromas aparte, ha sido realmente internacional. La vencedora femenina fue ayer la ucraniana Tatiana Kuruchenko con una marca de 4,6 metros. Hubo más pelea en la modalidad masculina, en la que el najerino Iñaki Maca accedió a la final con la mejor marca: 7,9 metros; aunque acabó siendo doblegado por el joven local Iván Martínez: nada menos que 8,15 metros (récord de la prueba). Víctor Fernández fue tercero con 7,10 metros.

«Es la primera vez que participo porque me han animado unos amigos del trabajo después de estar en el concurso de ranchos», se justificó Iñaki Maca, trabajador en el polígono El Sequero y experto en lanzamientos estrafalarios, porque el año pasado fue tercero con el azadón en Agoncillo. «Nunca me había dado por tirar una bombona de butano porque, además, tengo gas natural en casa», confesó Iñaki.