La Rioja

Sara López es la Guapa de Bilibio

Sara López, arriba en el centro, posa junto a Carla Cantero y María Muñoz, además de con sus antecesoras. :: D.M.A.
Sara López, arriba en el centro, posa junto a Carla Cantero y María Muñoz, además de con sus antecesoras. :: D.M.A.
  • María Muñoz y Carla Cantero son las nuevas Damas, mientras que Olga Sedano gana el concurso de paellas

Las campas de San Felices volvieron a acoger ayer la romería del primer domingo de septiembre. Cientos de jarreros pasaron allí, bajo los Riscos de Bilibio, una calurosa jornada en la que se rozaron los 40ºC. Las competiciones de la XXXI Subida a San Felices que organiza la Agrupación Deportiva Haro abrieron el festejo y muchos participaron en la marcha senderista, la prueba de bicicleta, el canicross o la carrera de montaña para hacer hambre. Después se organizaron talleres y concursos infantiles y degustaciones de productos como el 'marisco jarrero'.

A mediodía se celebró el también tradicional concurso de paellas, aunque este año, por la prohibición de hacer fuego, la comida tuvo que ser elaborada en casa y conducida hasta allí para presentarla al certamen. Olga Sedano fue la cocinera que obtuvo el primer premio, seguida de la peña Los Veteranos y Encarnación Íñiguez. Ramona Legarda obtuvo el reconocimiento a la Mejor Presentación. La romería de ayer tuvo más protagonistas. En la misa celebrada en la Ermita de San Felices se entregó una imagen del patrón de Haro al acordeonista José Luis Campo en agradecimiento por cómo ha amenizado muchas sobremesas de comidas de hermandad.

Además, se vivió un curioso aniversario. En septiembre de 1966 se inauguraron las escaleras metálicas que conducen a la estatua de San Felices que preside los Riscos de Bilibio y vigila la ciudad. Realmente había sido instalada meses antes, gracias al trabajo de Grandíval, el abuelo del actual prior de la Cofradía de San Felices (Javier Grandíval García), que trabajaba en la cantera aledaña y los fines de semana de aquella época los empleó, voluntariamente, en abrir hueco para situar el nuevo acceso. Porque hasta entonces sólo se podía ascender a través de una escalera interior situada tras el coro de la ermita. Un dato más. Algunos cuentan que la escalera que este año cumple 50 años fue obra de Patricio Capellán, cerrajero dedicado a la forja del metal que después llegó a ser alcalde de Haro. Y lo fue hasta el año pasado, precisamente.

El último acto, antes de emprender el regreso y dar las tradicionales vueltas a la plaza de la Paz y proceder a la ofrenda floral a la Virgen de la Vega, fue la proclamación de las Guapas de Bilibio. Sara López, de 18 años y de la peña Cachondeo, fue elegida Guapa de Bilibio y en su reinado estará acompañada de las damas María Muñoz, también de 18 años, y Carla Cantero, de 22. «Mi madre, mi tía... me fueron animando a presentarme. Casi querían más ellas, pero como este era el año que podía, me animé. Sí es una experiencia que quería vivir», declaró Sara López, a punto de iniciar el grado superior de Administración y Finanzas.