La Rioja

Alberite brinda en los cubachones

Una de las numerosas cuadrillas que disfrutaron de la jornada de puertas abiertas en el barrio alberitense de las bodegas. :: p.h.
Una de las numerosas cuadrillas que disfrutaron de la jornada de puertas abiertas en el barrio alberitense de las bodegas. :: p.h.
  • La jornada de puertas abiertas llenó de ambiente el barrio de las bodegas

Todo partió de la idea de dos cuadrillas que frecuentaban la zona para revitalizar el barrio de las bodegas de Alberite, que hasta hace pocos años estaba «totalmente abandonado», según reconoce el presidente de la asociación C. A. T. A., Pedro Ochoa. Pensaron en organizar una jornada de puertas abiertas para intentar que los propietarios de estos calaos centenarios (algunos datan de finales del siglo XVIII) arreglaran estas cuevas para la elaboración del vino que en Alberite denominan 'cubachones' o 'anaos'.

Las jornadas alcanzaron ayer su sexta edición y el barrio luce ya otra imagen, después de varias actuaciones de urbanización. «Se nota que han mejorado y que la gente sube más», reconoce Ochoa.

A lo largo de la mañana de ayer en torno a 1.500 personas se pasearon por la calle Mayor de este barrio alberitense, que agrupa a unas 300 construcciones.

Diecisiete bodegas particulares abrieron sus puertas (y sus cubachones) a los muchos participantes en esta cita, que busca también divulgar la cultura del vino y esta parte del patrimonio de la localidad.

Por cinco euros, los asistentes retiraron una copa, un portacopas, pudieron degustar un bocadillo de chorizo asado o de panceta y catar tanto vino de cosechero como quisieron. A algunas, el que probaron le supo mejor que ciertas marcas comerciales.

Cáritas Alberite también ofreció una degustación de sardina con guindilla para recaudar fondos para un fin social.

Y así, entre vinos, bodegas que se internan en la historia de este municipio y animadas conversaciones, los alberitenses brindaron por el inminente inicio de sus fiestas.