La Rioja

Logroño, 14 jun (EFE).- Unas 3.000 personas visitarán los más de cuarenta puestos de la novena edición de la Feria de Antigüedades de Munilla, que será más "lujosa" de lo habitual, con la participación de un anticuario procedente de Pau (Francia), quien aportará piezas de orfebrería de alta gama.

Así lo ha afirmado hoy a Efe el secretario general de la Asociación de Amigos de Munilla, Ignacio Fernández Blanco, encargada de la organización de esta actividad, que se celebrará los próximos 23 y 24 y a la que asistirán, sobre todo, visitantes del País Vasco, Navarra y La Rioja.

Ha indicado que, de los cuarenta anticuarios que estarán presentes en esta feria, una decena serán franceses y el resto procedentes de distintas provincias españolas, como Navarra, Vizcaya, Álava, Guipúzcoa, Madrid, Barcelona, Lleida, Burgos, Palencia, Zaragoza, Cuenca, Castellón, Alicante y La Rioja.

El anticuario de Pau aportará un género que esta iniciativa ?nunca? antes ha tenido, con orfebrería, mucha plata y objetos de alta gama y de alta época, ha incidido el secretario general de esta asociación.

Esta feria, ha proseguido, también acogerá una gran variedad de piezas con una antigüedad superior a los cincuenta años, así como artículos ?vintage? y ?shabby chic? más recientes, de las décadas de los 60 y 70 del siglo XX.

Blanco ha recalcado que habrá puestos ?muy variados?, en los que destacará la especialización, con joyas, muebles de estilo suntuario y rústico, pintura tradicional española del siglo XIX, objetos etnográficos y militares, juguetes y artículos de papel, entre otras piezas.

?La feria sorprende porque en una localidad tan pequeña vamos a tener una muestra de profesionales internacionales que no se da en muchos kilómetros a la redonda?, ha subrayado el secretario general de la Asociación, quien ha añadido que esta iniciativa es un referente en el norte de España de este tipo de actividades por la calidad de sus piezas y expositores.

Ha destacado que, a la hora de seleccionar a los participantes en la feria, se busca el equilibrio entre varios factores, como la calidad de las piezas, que han de ser de época y tener un estilo definido, algo que no es incompatible con precios asequibles, ya que se podrán encontrar antigüedades desde un euro hasta varios miles de euros.

El presidente de la Asociación de Amigos de Munilla, Jesús Montiel, ha detallado a Efe que los puestos, que ocupan unos 3.000 metros cuadrados, se distribuyen en dos pabellones industriales de finales del siglo XIX y comienzos del XX y en la plaza de Aydilo y proximidades de esta localidad.

Montiel ha recalcado que esta feria, que nació en 2010, busca difundir este municipio, acercar la etnografía y el arte popular, enseñar los modos de vida tradicionales y recuperar las tradiciones riojanas desde la conservación y exhibición de objetos antiguos.