La Rioja

Logroño, 17 may (EFE).- El libro "Aquellos maravillosos años" reúne las historias de la infancia de una veintena de riojanos, quienes recuerdan su niñez a mediados del siglo XX, lo que permite percibir el cambio social y estructural de la comunidad.

Así lo resume uno de los promotores de esta publicación, Taquio Uzqueda, quien, junto a Santiago Urizarna, ha impulsado esta "recopilación de recuerdos", amparada por la Editorial Siníndice y que se presenta hoy, con la asistencia de los autores y del director del diario La Rioja, José Luis Prusén, quien ha prologado el libro.

Uzqueda y Urizarna comparten una amistad desde hace años y la idea de este libro surgió tras una de sus caminatas matutinas tomando un vino, según ha relatado Uzqueda a Efe.

"Fue Tania Sivitckaia, la mujer de Santiago, quien nos empujó a hacerlo pensando, sobre todo, en nuestros propios nietos para que no se perdiesen nuestras historias", ha comentado.

Tanto Uzqueda como Urizarna ya tenían el trabajo avanzado, pues cada uno habían escrito media docena de relatos de su infancia, lo que les facilitaba el camino.

"En el segundo vino me vine arriba y acepté la propuesta", ha reconocido, entre risas, Uzqueda, quien ha explicado que enseguida iniciaron una tormenta de ideas para proponer los nombres de personajes riojanos con los que querían contar.

De esta forma, se pusieron en contacto con músicos, profesores, políticos y escritores hasta completar su selección con nombres como Chema Purón, Federico Soldevilla, Tomás Santos, Maite Pascual, Marisa Sotés, Lorenzo Cañas y Mayte Mateos, entre otros.

A ellos se sumaron Eduardo Aisa, Fernando Martínez Castellanos, Fernando Sáez Aldana, Isabel Abad, Julio Arnazi, Luis Javier Hernáez, Marcelino Izquierdo, María José Marrodán, Mariano Moracia, Michel García y Segunda Marifel Piorno.

"El único requisito era que relatasen historias de su infancia entre los seis y los doce años y que estas hubiesen sucedido entre los años 50 y 60", ha precisado.

El margen temporal lo marcaron porque, según ha indicado, consideran que, a partir de la década de los 70, España experimentó una fuerte transformación.

De esta forma, pueden "regalar" a los lectores unas vivencias que "ahora parecen impensables" porque, tanto las formas de pasar el tiempo como los espacios, "eran muy diferentes de las actuales".

Así se plasma en los cuatro relatos que han escrito cada uno de los veinte personajes que participan en este libro coral y que se completan con otras dos páginas por autor.

"Al margen de los textos, la sección de cada personaje empieza con una especie de currículum, en la que explican su trayectoria, y que está acompañada por una foto actual y otra de la infancia", ha detallado Uzqueda.

Además, ha adelantado, hay otra página totalmente gráfica por cada autor, en la que se recogen cuatro o cinco fotografías de la infancia, en las que se puede ver cómo han cambiado zonas tan conocidas de Logroño como El Espolón.

Este lugar centra algunos de los recuerdos de los personajes, ya que es allí donde pasaban muchas tardes "cuando tenían un par de pesetas para disfrutar con las bicicletas que se alquilaban por media hora o una hora".

El libro también guarda un espacio para "las gamberradas, que puede que se queden muy blancas comparadas con las que se hacen actualmente", ha comentado.

Uzqueda ha contado una de ellas, en la que un grupo de amigos ataba las puertas de dos portales cercanos con una cuerda y llamaban a las puertas para, después, esconderse rápidamente.

"Allí nos quedábamos viendo cómo no podían salir hasta que un vecino salía y cortaba la cuerda", ha contado, risueño.

Esta y otras muchas historias, como la hazaña que les parecía atravesar, sin compañía de adultos, Pérez Galdós para recoger flores que ofrecer a la Virgen, aparecen en este libro, que Uzqueda ha definido como "una fiesta de recuerdos".