La Rioja

Logroño, 16 may (EFE).- El Gobierno de La Rioja financiará con 117.000 euros los medidores continuos de glucosa tipo flash para todos los menores de 18 años con diabetes, quienes participarán en un estudio del Ministerio de Sanidad durante los próximos tres años.

Los nuevos dispositivos estarán disponibles tras el verano y beneficiarán a unos 90 menores, de entre 4 y 17 años, que evitarán hacerse entre seis y ocho pinchazos diarios para medirse el nivel de glucosa en la sangre.

La consejera de Salud del Gobierno de La Rioja, María Martín, ha anunciado hoy esta medida en una rueda de prensa, acompañada por la directora general de Prestaciones y Farmacia, Carmen Sáenz, y el director del Área de Salud de La Rioja, José Miguel Acítores.

La inclusión de esta tecnología en La Rioja se encuadra en el marco de un estudio coordinado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y las comunidades autónomas, que se rubricará próximamente con la firma de un protocolo.

La población objeto de estudio serán niños de entre 4 y 17 años con diabetes tipo 1 (DM1) que requieran múltiples dosis de insulina y más de 6 controles de glucemia al día.

Este dispositivo consiste en un parche sensor que se coloca en el brazo del menor, como una pegatina, y con un lector electrónico se puede realizar la medición de su nivel de glucosa sin que sea necesario hacer un pinchazo.

Cada sensor cuesta 50 euros y dura unas dos semanas, ha precisado Sáenz, por lo que el Gobierno riojano va a proporcionar a cada menor que participe en el estudio 26 parches anuales.

La prescripción de los sensores estará coordinada en La Rioja por los servicios de Pediatría y Endocrinología del Hospital San Pedro, el primero para los menores de 14 años y el segundo para el tramo de edad comprendido entre los 14 y 17 años.

La consejera ha recalcado que con el nuevo sistema se reducirán "los pinchazos para la medición de la glucosa en sangre", además de ofrecer "más seguridad" a los enfermos con este trastorno metabólico.

Además, este novedoso sistema permite al paciente "mejorar en el conocimiento de su enfermedad y saber cómo actuar ante las situaciones cotidianas de su vida".

Ha incidido en que "la educación es esencial en el abordaje terapéutico de la diabetes, ya que mejora el control metabólico, favorece la adherencia al tratamiento y contribuye a prevenir las complicaciones agudas y crónicas".

Acitores ha incidido en que, siempre que se mejoren las mediciones del nivel de glucosa en los niños, se evitarán reducir las complicaciones derivadas de la diabetes.

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente (tipo 1) o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce (tipo 2).

La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre y el efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que si no es tratada de forma adecuada con el tiempo daña gravemente los vasos sanguíneos de muchos órganos (retina, riñón, corazón, cerebro y extremidades inferiores).

La prevalencia de diabetes en España es del 13,8 por ciento de la población, pero la mitad de los pacientes desconocen que padece la enfermedad.

En La Rioja 18.000 personas tienen registro de este diagnóstico en su historia clínica, pero se estima que otras 18.000 personas tienen diabetes no diagnosticada, debido a que en sus etapas iniciales no causa síntomas.