La Rioja

Logroño, 16 may (EFE).- El Gobierno de La Rioja destinará este año 3,4 millones de euros a la prestación de servicios sociales, que gestionarán 13 mancomunidades que aglutinan 141 municipios y 66.880 habitantes.

El importe se recoge en los convenios de colaboración suscritos hoy entre el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, y los presidentes de las mancomunidades.

El presidente, en unas posterior conferencia de prensa, ha explicado que estos convenios permiten garantizar la calidad de los servicios sociales y consolidar la población en los municipios.

Las mancomunidades firmantes son Alto Iregua, Cuenca del Cidacos, Valle de Ocón, Virgen de Allende, Tirón, Valvanera, Alto Najerilla, Cuatro Ríos, Najerilla, Rioja Alta, Moncalvillo y Leza-Iregua.

Estas 12 mancomunidades recibirán en total 3.013.445,91 euros, cuantía a la que se suman los fondos correspondientes a la Mancomunidad del Alhama-Linares, cuyo convenio está en tramitación, por lo que la partida presupuestaria total destinada a los programas de servicios sociales que desarrollan las mancomunidades asciende a 3.497.728,91 euros.

El importe supone un incremento del 6,4% respecto a 2017 y, además, estas mancomunidades recibirán 1.174.592 euros para financiar gastos de personal.

Por otra parte, el Ejecutivo riojano destina este año más de 3,7 millones de euros a financiar programas de servicios sociales prestados por otros ayuntamientos, por lo que el montante total destinado a financiar servicios sociales municipales supera los 8 millones de euros.

Ceniceros, quien ha estado acompañado por los responsables de Políticas Sociales de su Gobierno, ha resaltado la colaboración conjunta y sincronizada" entre la Consejería y las entidades locales para "desplegar una oferta de servicios eficaz de acuerdo a las necesidades reales de los municipios".

Estos convenios, ha afirmado, son "el ejemplo más claro de cómo distintas administraciones trabajan conjuntamente para ofrecer una cartera de servicios sociales adecuada a cada municipio."

Además, servirán para "corregir situaciones de desamparo y para evitar desequilibrios sociales pero también para dinamizar y desarrollar nuestros municipios y consolidar la población".

"Son actuaciones sensibles", ha manifestado el presidente del Gobierno de La Rioja, quien ha añadido que los habitantes del medio rural deben contar con unos "servicios sociales del mismo nivel que los de las ciudades más grandes".

En este sentido, ha explicado que gran parte de estos convenios van dirigidos a "mantener la autonomía personal de nuestros mayores en su propio entorno, algo muy importante cuando hablamos de personas en edad avanzada y con escasa capacidad de movilidad".

Asimismo, ha destacado el importante papel que desempeñan el centenar de trabajadores sociales que existen en la región.

"Ellos son quienes mejor conocen las circunstancias concretas de cada municipio y con ellos contamos permanentemente a la hora de definir nuestros programas", ha asegurado.

Entre los servicios sociales de primer nivel se encuentra una amplia gama de programas que buscan la mejora de las condiciones de vida de las personas, ha indicado el presidente.

Entre ellos, figuran el servicio de ayuda a domicilio, comidas a domicilio para mayores, acompañamiento a mayores que se encuentran solos, programas contra la exclusión de familias vulnerables y ayudas para garantizar el suministro energético.

Los programas contra el absentismo escolar y para favorecer la dinamización rural y el voluntariado, programas de integración de minorías étnicas y talleres para personas en paro de larga duración son otras de las actuaciones que se llevan a cabo en los municipios riojanos gracias a estos convenios.

La presidenta de la Mancomunidad del Alto Iregua, Rosana Zorzano, ha valorado el importe que el Gobierno destina a las personas más necesitadas de estos servicios sociales.

El presidente de la Mancomunidad de la Cuenca del Cidacos, Ángel Ferrero, ha convenido con Zorzano en el acierto de estas ayudas y ha informado de que la entidad que dirige atiende a una población de 14.000 habitantes, con 40.000 horas de servicio, en su mayoría, ayuda a domicilio o atención específica.