La Rioja

Logroño, 16 abr (EFE).- El Gobierno de La Rioja destinará 1,7 millones de euros, durante los tres próximos ejercicios, a mejorar el acceso a los pequeños núcleos de población de Zenzano, en Lagunilla del Jubera; Larriba y Torremuña, en Ajamil de Cameros; y Treguajantes, en Soto en Cameros.

El consejero de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas, y los directores generales de Obras Públicas, Carlos Yécora; y de Política Local, Raquel Sáenz, han explicado hoy, en una rueda informativa, estas actuaciones de mejora en los accesos a estos núcleos de población del valle del Jubera y del Camero Viejo.

Cuevas ha destacado el compromiso del Gobierno de La Rioja para favorecer el acceso a pequeños núcleos de población riojanos, dentro de "la estrategia para hacer frente al desafío demográfico y frenar la despoblación del medio rural".

"Entendemos que la mejora de las comunicaciones es clave para hacer la vida más fácil a los habitantes de estos pequeños núcleos rurales y favorecer la llegada de nuevos residentes y visitantes que se acercan a estos lugares situados en enclaves naturales privilegiados", ha subrayado.

Ha insistido en el objetivo del Gobierno respecto a la Agenda para la Población, en áreas como ayudar a fijar población, generar empleo y actividad económica en el medio rural, lo que se acomete de una forma transversal.

La actuación presentada hoy afectará a 26,8 kilómetros de estos cuatro núcleos de población, que suman 37 habitantes, de los que doce están censados en Zenzano, once en Torremuña; ocho en Larriba y seis en Treguajantes.

Cuevas ha señalado que los cuatro tienen el denominador común de que son "pequeñas localidades que han aumentado o mantenido su población en los últimos años y, además, registran un crecimiento del número de visitantes".

Estas actuaciones, que ayudarán a impulsar la economía y el empleo local, fueron declaradas como "prioritarias" por los propios municipios al inicio de la legislatura y renunciarán a las asignaciones en el Plan de Obras y Servicios que afectan a esos pequeños núcleos de población para que se puedan llevar a cabo.

Cuevas ha insistido en que estos cuatro núcleos de población, "quizá desconocidos", tienen un potencial ganadero y turístico, como ocurre con las Dolinas de Zenzano, que este han sido declaradas como Área Natural Singular.

Ha recordado que se ha modificado la Ley de Carreteras porque los accesos a estos cuatro núcleos se realizan a través de pistas forestales, gestionadas por la Consejería de Medio Ambiente; o por caminos municipales.

Por ello, antes de acometer las actuaciones, que se prolongarán hasta finales de 2019 o primeros de 2020, es necesario que la administración competente ceda, a través de convenios, a la Consejería de Fomentos esos accesos, que no tendrán consideración de carreteras autonómicas.

Yécora ha explicado que los trabajos en Zenzano, con un presupuesto de 550.000 euros y una duración de ocho meses, consistirán en acondicionar un tramo de 9,5 kilómetros del camino que conecta la carretera LR-346, entre Ribafrecha y Ventas Blancas, con esta aldea.

El Gobierno regional abastece a Zenzano de forma habitual de agua potable a través de cisternas, que tienen dificultades para llegar a este núcleo de población a través del actual acceso, ha dicho.

Sáenz ha detallado que las obras en Larriba afectarán a un camino de 6,9 kilómetros, que llega desde la LR-484 cerca de Zarzosa, con un plazo de ejecución de seis meses y un presupuesto de 450.000 euros aproximadamente; que es la misma cantidad que se destinará a las de Torremuña, que se centrarán en el vial de acceso por la LR-464 desde Vadillos, con un trazado de 5,3 kilómetros.

En el caso de Treguajantes, los trabajos se ceñirán al tramo de 5,10 kilómetros desde la LR-250, en las inmediaciones de Soto en Cameros, con un coste aproximado de 330.000 euros y una ejecución de seis meses.