La Rioja

Logroño, 16 abr (EFE).- El Ayuntamiento de Alfaro ha calificado hoy de "muy agresivo", durante los dos pasados años y, sobre todo, el último mes, el comportamiento del río Ebro a su paso por la ciudad, sobre todo en la zona de los pozos de captación, ya que ha llegado a alcanzar casi los 2.700 metros cúbicos por segundo (m3/s).

El Ayuntamiento, en una nota, ha indicado que el agua ha erosionando "brutalmente" la base del mazón por debajo de la corriente, justo al lado de los pozos de captación, del tendido eléctrico que alimenta los pozos y del colector soterrado que suministra todo el caudal de agua a los depósitos de la Plana.

La erosión ha provocado un mordido brusco en el mazón cuando llevaba poco caudal, es decir, con tan solo 360 m3/segundo, según el Ayuntamiento, que ha indicado que "esta crítica y preocupante situación pone en riesgo total el abastecimiento del agua" a la ciudad, lo que le ha llevado a actuar con "absoluta emergencia".

Este hecho se comunicó, con "extrema urgencia", a la Presidencia de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), ya que este organismo tiene la competencia de actuación y condiciona y vigila cualquier actuación en zona de dominio público hidráulico.

El Ayuntamiento ha indicado que la CHE envió la situación de emergencia a la Dirección General del Agua del Gobierno central, pero "declinó toda actuación evadiendo responsabilidades", por lo que se decidió acometerla por parte del Consistorio.

"No dudamos ni un momento, pues se trata de una obra de emergencia, urgente y necesaria para salvaguardar tanto el colector general del suministro de agua como los propios pozos de captación y el tendido eléctrico", cuyo único objetivo es "evitar que Alfaro se quedase sin su abastecimiento de agua potable", ha añadido.

Ha explicado que "la situación estaba abocada a actuar de emergencia y con celeridad", ya que estaba en contra la climatología y el propio comportamiento del Ebro, por lo que de inmediato se comenzó la protección de los pozos.

"Este equipo de Gobierno no podía permitir poner en riesgo el agua de boca de Alfaro", ha precisado el Ayuntamiento, que ha insistido en su deber de preservar el agua que beben los alfareños.

El Ebro, de acuerdo con sus datos, ha alcanzado en Alfaro casi los 2.700 m3/s, pero ha entrado en acción el canal de alivio realizado como obra de emergencia en 2015 y si no hubiese sido así, el impacto en la margen derecha, aguas abajo, delante los pozos de captación, hubiese sido "muchísimo más agresivo".

Ante esta previsión de crecida importante, se han establecido protocolos de actuación en distintas fases, asesoramiento del SOS Rioja, Obras Hidráulicas y Calidad Ambiental del Gobierno de La Rioja y con los técnicos y personal del Ayuntamiento para evitar en todo momento el corte de agua a todos los alfareños.

"Nos preocupa que esta gran avenida de agua haya vuelto a romper el mazón en el paraje de la Roza y que haya dejado anegada toda la zona, así como todos los daños originados en el resto de mazones y las grandes inundaciones que hemos tenido en toda la zona en torno al río Ebro", ha subrayado el Ayuntamiento.

La obra de emergencia que se realiza se ha suspendido porque "el Ebro no ha dado tregua suficiente" y tiene como principal objetivo proteger tanto el colector general, que "puede abrir con un golpe de agua provocado por la rotura del mazón", como los propios pozos de captación y los postes de alta tensión.

La obra consiste en el recrecimiento del mazón hacia la parte seca y no se permitió ni se consideró segura la actuación con dados de hormigón ni con piedra en la parte del cauce.

También ha detallado que tanto la gran avenida como la erosión y los deshielos forman parte del comportamiento del río Ebro, por lo que el Ayuntamiento pide que se respeten las señalizaciones colocadas en los Sotos.

"Seguimos trabajando bajo las pautas y recomendaciones de las instituciones, que controlan situaciones como las que estamos viviendo", según el Consistorio, que espera que todas las medidas que ha puesto en marcha sean efectivas por el bienestar de la ciudad.