La Rioja

Logroño, 14 mar (EFE).- El Ayuntamiento de Logroño ultima un estudio y diagnóstico detallado sobre la situación actual en la que se encuentran una veintena de Planes Especiales de Reforma Interior (PERI) cuyo plazo para el traslado de la industria finalizó en 2016, con el fin lograr su reconversión como uso residencial.

Así lo ha anunciado hoy el portavoz del equipo de Gobierno Municipal de Logroño, Miguel Sáinz, en una rueda informativa en la que ha explicado que de esta forma "el Ayuntamiento, a través de las normas y directrices que marcará este documento, tomará la iniciativa donde aún no lo ha hecho la empresa privada".

Ha recordado que los técnicos municipales que han elaborado este documento que se presentó a finales de año a los grupos municipales, a la Federación de Asociaciones de Vecinos y a las empresas afectadas por estos PERI, que se "está consensuando con todos ellos para que pueda aprobarse en el Pleno del mes de mayo".

Una vez aprobado se contratarán asistencias técnicas para el planeamiento de cada uno de los PERI, "delimitando dónde van a ir las aceras, los cruces o las zonas verdes", con el planteamiento de que "el Ayuntamiento los ejecute a cargo y costa de los propietarios", ha precisado.

Este documento incluirá un análisis de la situación, así como normas de actuación para sacar adelante los PERI industriales, con plazos caducados, en los que la iniciativa privada no ha actuado, ubicados en distintas zonas del casco urbano como Cascajos, Yagüe, El Arco, Lobete, La Estrella y avenida de Burgos.

Los criterios para "priorizar" la ejecución de esos PERIs, ha indicado, son la presencia de actividad industrial activa, el número de viviendas del entorno de la zona industrial a reconvertir y las necesidades de movilidad y conexión de viales que exista.

Ha recordado que el Ayuntamiento de Logroño tomó la iniciativa en 2016, al haber vencido el plazo de 24 años que se otorgó en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de 1992 para una veintena de PERIs industriales donde la iniciativa privada debía acometer la reconversión de estas áreas a residenciales.

Desde entonces, se está elaborando este documento por parte de los técnicos municipales para "dar un paso decisivo en el desarrollo urbanístico de la ciudad, con una medida que mejorará la calidad de vida de muchos logroñeses que residen en zonas en las que aún conviven los usos residenciales con los industriales", ha destacado.

De los 20 PERIS cuyo plazo de reconversión finalizó en 2016, tres han sido ejecutados, seis lo han desarrollado en parte y el resto "aún no han empezado o han comenzado de manera intermitente, debido a las dificultades que la crisis económica supuso a sus propietarios para trasladarse del casco urbano".

En este sentido, el portavoz del Ejecutivo municipal ha informado de que la Junta de Gobierno Local ha autorizado la redacción del PERI San Felices, ubicado en la zona oeste de la ciudad, entre las calles Portillejo, Éibar y Carretil, para su conversión del uso industrial existente a uso residencial a fin de integrarlo en el tejido urbano del entorno.

Una "excelente" noticia, porque, según ha resaltado, "significa que una empresa privada está dando los primeros pasos para que este PERI se convierta en una zona completamente residencial", ya que aún no estaba agotado y tenía de plazo hasta el año

Por otra parte, la Junta de Gobierno Local ha adjudicado la contratación del programa de Talleres de Empleabilidad para Mujeres con Dificultad de Acceso a la empresa Frama Actividades Rioja, con un presupuesto de 24.467 euros, para un período de dos años, desde marzo de 2018 hasta el mismo mes de 2020.

Sáinz ha explicado que estos talleres están destinados a mujeres con dificultad de acceso al mundo laboral, en donde se abordan competencias básicas, como niveles elementales de Lengua y Matemáticas; conocimientos de las nuevas tecnologías y se les proporciona asesoramiento en la búsqueda de empleo.

En estos talleres, a los que han asistido 750 mujeres desde que comenzaron a impartirse en 2010, contaron en 2017 con 72 participantes, 43 de las cuales se formaron en competencias clave y comenzaron un itinerario de inserción sociolaboral progresivo.