La Rioja

Logroño, 14 mar (EFE).- Las consultas sobre telecomunicaciones y la venta a distancia son las principales demandas en la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) de Logroño, que en 2017 registró un total de 7.215 actuaciones, un 1,87 % más que en el ejercicio anterior y una cifra que no se registraba desde 2009.

El concejal de Participación Ciudadana, Ángel Sáinz Yangüela, ha presentado hoy, en una rueda informativa, la memoria 2017 de la OMIC, que coincide con la celebración mañana, quince de marzo, del Día Mundial de los Derechos del Consumidor.

Ha explicado que, de forma tradicional, el consumidor de Logroño prefiere la información antes que la reclamación o la subsiguiente denuncia, por lo que la OMIC registró 6.130 consultas, un 84,96 % del total; 1.044 reclamaciones, un 14,47 %; y el 0,57 % correspondió a denuncias.

Los meses en los que se tramitaron más expedientes fueron marzo, octubre, noviembre y diciembre, según el concejal, quien ha señalado que la distribución mensual de los expedientes sigue la misma tónica que en años anteriores y en 2017 se recibieron 1.085, frente a los 1.097 de 2016.

Ha detallado que se incoaron 203 expedientes; se impusieron sanciones en 65, por un importe total de 68.272 euros; y hay 102 expedientes en fase de trámite.

El principal motivo de estos informes trató sobre el incumplimiento sistemático de las empresas de comercio electrónico de facilitar el contrato al consumidor con carácter previo a la contratación de los servicios.

Otros motivos por los que se instruyeron los expedientes estuvieron relacionados con no aplicar promociones ofertadas de forma telefónica; imposición de servicios al consumidor de forma unilateral; falta de contestación al requerimiento de la OMIC; no disponer o negarse a facilitar las hojas de reclamación; contestaciones que no corresponden con la reclamación efectuada y la ausencia de prueba en las alegaciones aportadas.

Las consultas planteadas en la OMIC se engloban en los bloques temáticos de bienes y servicios, con un alto predominio de este último sector, que contabilizó 5.863 consultas; y los temas referentes a bienes, 1.352.

Sáinz Yangüela ha indicado que, dentro del sector bienes, los temas más demandados el año pasado fueron los relacionados con electrodomésticos y teléfonos móviles, seguidos de los de la venta a distancia y el textil.

Dentro del comercio tradicional, las consultas más demandadas estuvieron relacionadas con las garantías de los productos; problemas con la utilización de las hojas de reclamación en comercios; la devolución de productos no defectuosos y la obligación de su recepción por el comercio, así como la consiguiente emisión de vales por parte del establecimiento.

La estadística de la OMIC, dentro del comercio a distancia, refleja un incremento en la indefensión del consumidor en aspectos como las ofertas personalizadas ofrecidas telefónicamente, incumplimientos en el envío, facturas de los servicios y problemas en los nuevos sistemas de pago.

En el sector servicios se apreció que el ámbito más demandado por el consumidor fue, de nuevo, el de las telecomunicaciones, sobre todo en telefonía fija, móvil e internet, con unas 2.500 consultas; y, según el concejal, "en este aspecto, sigue siendo relevante el incremento de los asuntos relacionados con la compra a distancia".

Las áreas más demandadas están relacionadas con el sector de telecomunicaciones y bancos, así como los vinculados con el gas y la electricidad, los talleres mecánicos, las reparaciones en el hogar y las tintorerías.

Otros ámbitos hacen referencia al ocio, como las agencias de viaje, de espectáculos y la hostelería; y el transporte, tanto el aéreo, terrestre y de mercancías.

El consumidor de Logroño, ha afirmado Sáinz Yangüela, prefiere hacer sus consultas o reclamaciones de forma presencial en la OMIC, lo que ocurrió el año pasado en un 67,19 % de los caos; mientras que el 30,66 % utilizó el teléfono para consultar.

La prestación de servicios o defectos de fabricación, con 2.510 actuaciones, son el motivo más común que hace que el ciudadano acuda a la OMIC, seguido del incumplimiento de las condiciones de venta, con 1.812; y los precios, con 1.190.

El perfil de las personas que acudieron a la OMIC en 2017 responde al de una mujer (55 %) entre 30 y 65 años (74 %) y, cada vez más, el consumidor de Logroño opta por los medios de telecomunicación para realizar sus consultas, aunque mantiene su preferencia por la consulta personalizada.

El concejal se ha referido a que el Ayuntamiento de Logroño concedió el año pasado, a través de la OMIC, subvenciones por un total de 6.250 a la Asociación Riojana Defensa Consumidores y Contribuyentes (ARCCO), INFORMACU RIOJA y Unión de Consumidores de La Rioja (UCR).

Ha anunciado que esta misma semana se aprobarán las bases y convocatoria para la concesión de subvenciones a Asociaciones de Consumidores de la ciudad de Logroño para 2018, que contemplan un importe igual al de años anteriores.

El fin de estas ayudas es realizar campañas de información y orientación sobre los derechos de los consumidores, los proyectos de consumo en la ciudad, así como el asesoramiento a consumidores y usuarios.