La Rioja

Logroño, 14 mar (EFE).- La Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) realizó durante el año pasado un total de 59 inspecciones en La Rioja, el 73 por ciento de ellas en el sector vitivinícola, pero no impuso sanciones ni a los agricultores ni a las bodegas.

El director de la AICA, José Miguel Herrero, ha presentado hoy en una rueda informativa el balance de actividad de este organismo de control de la cadena alimentaria, antes de reunirse con representantes de ARAG-ASAJA, UAGR-COAG, UPA-UGT, FECOAR y la Organización Interprofesional del Vino de Rioja.

Herrero ha precisado que las 59 inspecciones (12 en frutas y hortalizas, 43 en sector vitivinícola y 4 en el oleícola) realizadas de oficio en La Rioja durante el año pasado propiciaron la imposición de 20 denuncias por venta a pérdidas.

En total, se impusieron 12 sanciones, todas ellas en la distribución mayorista de frutas y hortalizas, una de las multas fue por ausencia de contrato y el resto por el incumplimiento de los plazos de pago a los agricultores.

La cuantía total de esa docena de sanciones ascendió a 18.000 euros, ha concretado, con una media de 3.000 euros por cada multa.

En cuanto a las denuncias por venta a pérdidas, una práctica prohibida por la Ley del Comercio Minorista y que es competencia de las comunidades autónomas, AICA ha trasladado a la administración regional competente las 20 denuncias recibidas para que las investigue.

El director de la AICA ha relatado que en 2015 se realizó un estudio previo a las inspecciones, de modo que se desarrolló una campaña en el sector sobre la obligación de realizar los contratos por escrito y pagar en los plazos determinados por la Ley de la Cadena Alimentaria, aprobada en 2013.

Tras la vendimia de 2016, se realizó una campaña de inspección en el sector vitivinícola para comprobar que todas las entradas de uva se realizaron con un contrato por escrito y que se incluían también los plazos de pago.

Ha indicado que no se interpuso ninguna sanción a las bodegas, de modo que se logró "pasar del trato al contrato", pero sí se multó a tres clientes de las bodegas, que eran mayoristas o distribuidores de vino con sede fuera de La Rioja, porque pagaron en un plazo superior a 60 días.

En 2018 ha anunciado que AICA iniciará una nueva campaña de inspección en el sector vitivinícola para seguir comprobando el cumplimiento de la Ley de la Cadena.

Ha resaltado "las bodegas riojanas han hecho un esfuerzo para cumplir con la Ley de la Cadena, al adelantar los pagos e inyectar liquidez a los agricultores" y ha reconocido que es un proceso "largo" que sin el papel de la AICA no sería posible.

Esta agencia también ha realizado un programa de seguimiento de precios anomalamente bajos de leche, pollo y oelicos, entre los que se sancionó por pagar tarde a los eslabones de la cadena.

En toda España, durante el pasado 2017 AICA ha realizado 1.882 inspecciones de oficio de las 3.669 llevadas a cabo desde el comienzo de su actividad inspectora en 2014.

Los controles de los cuatro últimos años han dado como resultado 922 sanciones por un importe superior a los 9,2 millones de euros y sólo el pasado año se impusieron 573, el 62 % de la cifra total.