La Rioja

Logroño, 14 mar (EFE).- La Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones reclama que la pensión mínima sea de 1.080 euros y "que garantice, con dignidad, la vida en relación a criterios de la Carta Social Europea", ha afirmado hoy el portavoz de esta plataforma Pedro Gómez.

Gómez ha realizado estas declaraciones en un encuentro informativo, en el que también ha participado otra portavoz de esta coordinadora, Carmen Rojo.

Esta plataforma ha convocado una concentración en Logroño el próximo día 17, a la que esperan que asistan tanto jubilados como jóvenes, "cuantos más, mejor", y que "será la primera, luego habrá más", ha explicado Rojo.

"Aquí ni hay sindicatos ni partidos, vamos a título individual cada uno y todos los movimientos que hay son sociales", ha subrayado esta portavoz, quien ha añadido que, para adherirse a esta plataforma, es necesario aceptar y defender su tabla reivindicativa.

Gómez ha precisado que esta tabla incluye, en su bloque económico, la revalorización automática de las pensiones al Índice de Precios de Consumo (IPC) real y "la recuperación económica de todo lo perdido durante 2011 hasta aquí, o sea, con carácter retroactivo".

En el bloque legal, ha proseguido, se pide "recoger las pensiones como un derecho constitucional e incluirlas en los Presupuestos Generales del Estado; establecer la jubilación ordinaria a los 65 años y la anticipada, sin penalizar, a los 40, equivalente al 100 % del sueldo; y recuperación del subsidio para mayores de 52 años"

El apartado social de esta tabla incluye la reducción, hasta su desaparición, de la brecha de género en las pensiones; pleno e inmediato funcionamiento de la Ley de Dependencia; y garantía de los suministro básicos y de los derechos humanos, ha indicado.

Este portavoz ha recalcado que "espera poco" del debate de las pensiones que se desarrolla hoy en el Congreso de los diputados, ya que "habrá mucho lío y se tirarán los trastos a la cabeza", pero cree que habrán "pocas consecuencias positivas para los jubilados", aunque tendrá que valorarlo cuando concluya.

"Vimos la necesidad de juntarnos en torno a una coordinadora que estuviera fuera de los sindicatos y partidos tradicionales, que, a veces, son culpables de lo que está sucediendo, por eso, decidimos que nada de partidos y, si vienen a nuestras concentraciones, nada de signos", ha destacado.