La Rioja

Logroño, 14 mar (EFE).- El servicio de Consumo del Gobierno de La Rioja atendió en 2017 un total de 3.223 consultas, de las que las telecomunicaciones fueron el sector que originó el veinte por ciento, ha informado el Ejecutivo regional en un comunicado.

La consejera de Salud, María Martín, ha presidido hoy la reunión del Consejo Riojano de Consumo, que ha coincidido con el Día Mundial de los Derechos de los Consumidores.

En 2017 se atendieron 3.223 consultas, un 20,8% de telecomunicaciones, que también encabeza el número de las reclamaciones con el 38,71% del total

En lo que se refiere al control de mercado, se efectuaron 8.639 actuaciones inspectoras en 412 establecimientos en 2017, explica el Ejecutivo riojano en su comunicado.

La consejera ha considerado que este servicio de inspección realiza "un trabajo arduo y laborioso que, en muchas ocasiones, no se conoce y que es imprescindible para los consumidores".

En cuanto, a la memoria de actividad de consultas y reclamaciones del pasado año, ha destacado que de las 3.223 consultas atendidas, el 50,89 por ciento fueron presenciales, el 47,79 % telefónicas y el 1,32% restante se remitieron por correo electrónico.

Se recibieron 638 denuncias y reclamaciones y en ambos casos, el sector de las telecomunicaciones es el que recibió más consultas, 673 un 20,88% del total; y reclamaciones: 247 un 38,71% del total.

La consejera ha explicado que en este último caso se alcanzó un acuerdo entre las partes en un 62,45 por ciento de los casos.

Por otro lado, en lo que se refiere al control de mercado, se realizaron 8.639 actuaciones inspectoras en 412 establecimientos diferentes.

Del total de actuaciones, 7.964, el 92,19%, fueron comprobaciones de alertas que en el 81,41% de los casos se realizaron en bazares que venden productos a precios reducidos.

Por lo que respecta a los principales productos alertados fueron, en primer lugar juguetes, un 29,45%, y vehículos y accesorios, un 16,23%, seguido de productos electrónicos y moda infantil.

La consejera de Salud ha recordado que "contamos con la Junta Arbitral de Consumo, que funciona como vía de resolución extrajudicial de conflictos de consumo y que se ha convertido en un referente, ya que cada año es utilizado por un mayor número de personas".

En concreto, en 2017 se tramitaron 268 solicitudes de arbitraje, de las que 130 se han resuelto por laudo (96) y por mediación (34).

En estos momentos hay 1.036 empresas adheridas a la Junta Arbitral de las que 12 solicitaron su adhesión en 2017.

Otras de las acciones realizadas por el Servicio de Inspección y Consumo son las actividades de información, formación y educación; Martín ha incidido en que "un consumidor responsable es un consumidor sensibilizado, informado, crítico y consciente, es decir preocupado por las repercusiones económicas, sociales y medioambientales que acompañan a la sociedad moderna".

Entre otras actividades ha destacado las jornadas de consumo para personas mayores en las que participaron más de 120 personas pertenecientes a asociaciones y hogares de la tercera edad.

En el concurso escolar Consumópolis, en 2017 participaron más de 300 alumnos riojanos, que aprendieron a hacer un uso responsable de Internet; y el concurso público de trabajos o recursos didácticos en materia de educación para el consumo dirigido a profesores.

En otro orden de asuntos, en la reunión del Consejo Riojano de Consumo se ha dado cuenta de la contribución de la Consejería de Salud, a través de subvenciones que alcanzaron los 118.000 euros el pasado año, a asociaciones de consumidores y a las oficinas municipales de información al consumidor.

"Gracias a estas ayudas logramos que casi el 90% de la población riojana disponga una cobertura de puntos de información en el propio municipio el que reside", ha explicado.

Durante 2017 y fruto de esta colaboración, las asociaciones de consumidores atendieron casi 1.619 consultas, un 18,3% más que el año anterior, en diferentes municipios riojanos.

Además, se impartieron 52 charlas en 20 centros escolares y 2 Asociaciones de padres y madres, en las que participaron 1.228 alumnos, un 14% más que en 2016.