La Rioja

Logroño, 12 dic (EFE).- El Minis de Arluy disputará mañana en Lobete un encuentro en el que buscará "desquitarse" de manera doble, ya que por un lado tratará de dejar atrás su eliminación de Europa de hace cuatro días y, por otro, de tomarse la revancha de la primera vuelta, cuando perdió ante el Arona Tenerife.

El equipo canario le sorprendió el pasado mes de octubre con un triunfo por 3-2 que rompió una racha de casi un centenar de partidos en los que el equipo de Logroño permanecía invicto en España.

Desde entonces ya no ha vuelto a perder en la competición doméstica, aunque su juego, por lo menos el que ha mostrado en Europa esta misma semana, no está a su máximo nivel.

Además, desde el partido de la primera vuelta, el Arona, quinto clasificado, se ha reforzado con dos buenas jugadoras, Nira Pérez y Ana Correa, lo que añade dificultad para las riojanas en el choque de mañana.

El otro equipo riojano, el Haro, visita al segundo de la clasificación, en Avarca Menorca, con el reto de que las buenas sensaciones que ha dado en alguno de los últimos encuentros le sirvan para puntuar.

El equipo de Haro ha logrado distancia respecto a los puestos de descenso, pero si quiere hacer algo más debe sumar en sus desplazamientos, empezando por este, que es uno de los más difíciles que le quedan.